Asociación Tikal

015 El Grupo de Los Cinco Templos: la Necrópolis Real de El Zotz. Jose Luis Garrido López, Edwin Román, Tomas Garrison y Stephen Houston – Simposio 28, 2014

Descargar este articulo en formato PDF

015 El Grupo de Los Cinco Templos:  la Necrópolis Real de El Zotz.

Jose Luis Garrido López, Edwin Román, Tomas Garrison y Stephen Houston

 

XXVIII Simposio de Investigaciones
Arqueológicas en Guatemala

Museo Nacional de Arqueología y Etnología
14 al 18 de julio de 2014

Editores
Bárbara Arroyo
Luis Méndez Salinas
Lorena Paiz

 

Referencia:

Garrido López, Jose Luis; Edwin Román, Tomas Garrison y Stephen Houston
2015 El Grupo de Los Cinco Templos: la Necrópolis Real de El Zotz. En XXVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2014 (editado por B. Arroyo, L. Méndez Salinas y L. Paiz), pp. 191-196. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

El Grupo de Los Cinco Templos: la Nececrópolis Real de El Zotztz
Jose Luis Garrido López
Edwin Román
Tomas Garrison
Stephen Houston
Palabras clave
Petén, El Zotz, Cinco Templos, Entierros, Clásico Temprano.

Abstract
In 2006 the Archaeological Project El Zotz began investigations at the site of the same name, and in his early years approached the group of the five temples, a set of pyramidal buildings north and south with a large patio that is closed to the East five small pyramids aligned in their facades showed central plain stelae. Some centuries have passed since the heyday of this group of the Early Classic, but little was known until 2013, when the PAEZ again returned to the group and made cleaning looting in the aligned structures and found that each site was built on a burial chamber that housed the remains of early rulers of El Zotz, which probably happened after the rulers found in the East Group and El Diablo. Remains of shell, jade mosaic, jade earrings, painted stucco walls and red reveal large burial chambers have been the site of El Zotz important characters whose story is yet to be unearthed.

 

El grupo de los Cinco Templos (Fig.1) se encuentra en el centro de El Zotz y es un conjunto conformado por un total de 13 estructuras, de las cuales cinco (L8-9, L8-10, L8-11, L8-19 y L8-20) se encuentran alineadas en dirección norte a sur, mientras una estructura piramidal de gran proporción cierra la plaza al norte (L8-13) y una más al sur (L8-8), seis estructuras más son de menor tamaño y se encuentran cercanas (L8-21, L8-7, L8-14, L8-14, L8-15, L8-12) a los edificios mayores anteriormente descritos. Podría decirse que este grupo tiene un gran patio hacia el oeste en donde se ubicó el acceso a los edificios alineados y un patio hacia el este que veía hacia el Juego de Pelota y hacia el Grupo Sur de El Zotz.

El edificio L8-13, es de gran dimensión y al frente del mismo (en dirección suroeste) se encuentra la Estela 1 de El Zotz, que tiene rasgos epigráficos que en algún momento narraron los acontecimientos sucedidos en este sitio. Este edificio mide aproximadamente 30 m de largo y ancho y tiene una altura aproximada de 12 m. Evidencia dos saqueos de gran extensión, uno hacia el oeste consistente en un túnel muy largo que se acerca mucho al eje del edificio y que expuso parte de su arquitectura, y otro desde el oeste que fue más drástico porque lo penetró hasta llegar a una enorme bóveda rústica de gran tamaño que fue tallada directamente en la roca madre y que probablemente contuvo los restos de algún ajuar funerario. En esta cámara aún no se ha realizado limpieza y registro, sin embargo debido a sus grandes proporciones podría indicarse que también perteneció a un gobernante de la dinastía Pa’Chan.

La Estructura L8-8 al sur del grupo tiene proporciones similares al Edificio L8-13, de forma piramidal y con su fachada principal viendo directamente hacia la plaza. Tiene varios saqueos aunque por el tipo de colapso en ninguno se pudo internar para observar la arquitectura. En el cuerpo superior del edificio, muy cerca del templo, se registró un saqueo que hizo colapsar su mampostería y expuso al menos tres pisos que probablemente correspondan a fases de construcción anteriores. No se ha podido constatar si en este templo también se encontraba una cámara funeraria, sin embargo la posibilidad es latente.

La sección Este del grupo, es decir, los cinco edificios alineados norte-sur (L8-9, L8-10, L8-11, L8-19 y L8-20), son edificios más pequeños con una base de aproximadamente 7 m de largo y ancho cada uno, hacia el oeste, es decir, viendo hacia su acceso, se encuentran tres estelas lisas, de las cuales solamente una de ella está aún erguida. Esta estela se ubica frente a un basamento que fue investigado por el PAEZ en 2014 y que anteriormente se pensaba que era un acceso hacia los edificios referidos. Las otras dos estelas se encuentran, una frente a L8-19 y la otra, frente a L8-9. En 2013, el Proyecto Arqueológico El Zotz (PAEZ) documentó la presencia de varios saqueos que destruyeron la arquitectura final de los edificios, exponiendo las fases anteriores de cada uno y recintos funerarios que fueron contemporáneos a la primera fase de construcción de cada edificio. Fue por estos saqueos que se determinó el título de esta ponencia. Algunas de estas excavaciones ilícitas fueron realizadas en la base, al este y al oeste y eventualmente en el descanso de la plataforma de sustentación del templo. En total se han contabilizado 12 saqueos en siete estructuras, lo cual indica un promedio de poco menos de dos excavaciones ilícitas por edificio, aunque también debe considerarse que unos saqueos fueron más dramáticos que otros, sin embargo el método empleado por los saqueadores fue siempre el mismo, trincheras que terminaron en túnel y posteriormente ramales de túneles y excavaciones, incluso posteriores al hallazgo de los recintos mortuorios, probablemente con ansiedad de sustraer más piezas de cualquier lado.

Hasta antes de las excavaciones en Cinco Templos, se creía que probablemente este grupo pertenecía al Clásico Tardío en contraste a la fuerte evidencia Clásico Temprano en el resto de El Zotz, sin embargo las investigaciones de 2013 y 2014, han podido dilucidar que en realidad el grupo tiene una historia incipiente en el Clásico Temprano aunque en una época de transición entre éste y el Clásico Tardío, a juzgar por la cerámica recuperada de los saqueos, también es preciso señalar que no se ha recuperado aún cerámica de un contexto sellado por lo cual debe dejarse margen a más suposiciones.

En 2014 (Fig.2), el PAEZ se enfocó básicamente en la última etapa de ocupación de estos cinco edificios con el propósito de conocer la arquitectura, las investigaciones revelaron que la versión final de estos edificios fue ejecutada al parecer sobre una plataforma larga que los soportaba y que el acceso a cada edificio se podía hacer desde una escalinata al frente de cada templo e igualmente desde el piso de esa plataforma que compartían en su última fase constructiva. Las investigaciones pudieron constatar que en esta última etapa todos los edificios fueron construidos de la misma manera con piedras talladas, pisos estucados y pequeños templos sin crestería; esta arquitectura entonces, contrastaría con el modelo empleado durante la fase anterior, en la cual cada edificio hecho con molduras en la base y cornisa, tenía su propia plataforma independiente y que podría indicar que estos edificios no fueron construidos al mismo tiempo sino con algunos años de diferencia, suposición que igualmente sería reforzada por el hecho de encontrar restos óseos de posibles gobernantes de El Zotz, sucesores de la dinastía de Pa’Chan. Para entender con mejor detalle esta complejidad es necesario exponer el siguiente argumento: las trincheras y túneles de saqueo registrados en 2013, han permitido conocer dos puntos interesantes, en principio evidenciaron que la primera ocupación de este grupo consistió en la ubicación de estructuras que posteriormente fueron selladas por un nuevo piso y una nueva edificación; probablemente el mejor ejemplo para describir este argumento se encuentra en el saqueo documentado en la Estructura L8-11, la cual evidenció tres fases constructivas, una primera que consistió en un piso de plaza con cuartos de paredes muy gruesas y que fueron destruidos sutilmente para edificar los recintos funerarios de probables gobernantes de El Zotz; una segunda etapa rellenaría el cuarto descrito anteriormente y lo sellaría con una estructura de mayor dimensión y con fachadas estilizadas y estucadas, con molduras en la base y cornisas, y finalmente la tercera fase sellaría las versiones anteriores. En este punto surge la necesidad de hacer el siguiente cuestionamiento, ¿qué incidió para que estos recintos hayan sido colocados en estos edificios y atribuirles la función funeraria y qué función tuvieron durante el Clásico Tardío?.

Responder este cuestionamiento no resulta fácil cuando las investigaciones aún son incipientes en Cinco Templos, sin embargo, para intentar descifrar si eran éstos edificios dedicatorios es necesario citar el ejemplo del grupo Las Coronitas en el sitio La Corona (Fig.3) que tenía una función dedicatoria hacia los dioses patronales (Barrientos y Canuto 2010) y que presenta una configuración física muy similar al grupo de Los Cinco Templos de El Zotz, en el cual cinco edificios se hallan alineados norte-sur y que en palabras del PRALC, por su forma, altura y alineación, se propone que son templos, posiblemente santuarios que hospedaron las imágenes o ídolos de los dioses patronos del sitio (Ibíd.).

 

En este grupo se han llevado investigaciones desde el año 2006, como resultado del descubrimiento de un panel glífico (Panel 1) en el Templo 13R-5 en el año de 2005, cuya inscripción trata temas respecto de la historia política y actividad ritual en La Corona, especialmente porque el tema principal de este texto es la dedicación de un templo en honor a la deidad nombrada como Wak Mih Nal K’uh que significa “el dios del lugar seis nada”. El panel también se refiere a la dedicación de otros tres templos a los dioses Yax Ajaw “Primer Señor,” Chak Wayib Chaak “Gran Templo Chaak” y K’an Chaak “Chaak Amarillo” (Guenter 2005, Baron 2010:249). Al parecer el grupo Las Coronitas, edificado en la Fase Tepeu 1, fue construido en un momento en el cual dos grandes gobernantes de Calakmul, Yuknoom Ch’een y Yuknoom Yich’ak K’ak, conformaron una red de alianzas que dominó casi todas las Tierras Bajas, y que terminó con el resurgimiento de Tikal como rival principal del reino Kan (Baron 2013). En comparación al grupo Las Coronitas, el grupo de Los Cinco Templos de El Zotz pareciera ser contemporáneo, aunque como se ha mencionado previamente no se cuenta aún con datos certeros provenientes de contextos sellados que puedan reforzar el supuesto, pero de ser similar su configuración y más allá, su ideología, podría decirse que los Cinco Templos también era una especie de recinto dedicatorio que aunque no a deidades, sí a gobernantes de una época transicional entre el Clásico Temprano y el Clásico Tardío. Tal analogía se basaría entonces, en que cada edificio que compone el grupo, es decir, los edificios piramidales al norte y el sur, así como los cinco edificios alineados, podrían ser la última morada de los gobernantes de El Zotz, en ese momento transicional entre el Clásico Temprano y el Clásico Tardío, o sea, gobernantes posteriores al fundador (Entierro 9) de la dinastía de Pa’Chan, localizado en el Grupo El Diablo e igualmente posterior al Entierro 23, localizado en la Estructura M7-1 o Templo del Dintel de Madera del Grupo Este.

Ahora bien, bajo qué supuestos podría conjeturarse que los entierros saqueados de Cinco Templos podrían pertenecer a gobernantes de El Zotz; esta pregunta podría ser contestada en base a la evidencia física recuperada en la Estructura L8-13, en donde el PAEZ documentó a través del registro gráfico y fotográfico una cámara funeraria de gran proporción tallada en la roca madre y que sugiere de igual forma que la edificación al sur, L8-8 también contendría los restos de un personaje importante, igualmente los entierros saqueados de los edificios alineados (L8-9, L8-10, L8-11, L8-19 y L8-20), presentan características que indicarían la posibilidad de ser el último recinto de personajes históricos de El Zotz.

En el caso de la Estructura L8-9, la limpieza y registro realizado en 2013, documentó la presencia de una pequeña cista de la cual se recuperaron algunos restos óseos aún en proceso de análisis (Entierro 21), la cista era pequeña, de aproximadamente 1.50 m de largo por 0.75 m de ancho y para extraer las piezas los saqueadores excavaron dos túneles de saqueo; uno al este que no tuvo éxito y un segundo al oeste que les permitió entrar a la pequeña cista y extraer los vestigios depositados. El entierro fue colocado sobre la roca madre, y podría haber pertenecido a un dignatario de relevante importancia, dado que entre los materiales recuperados se contabilizaron 126 cuentas pequeñas de jade y de concha, huesos tallados y navajas de obsidiana de color verde. Los tiestos recuperados de la limpieza pueden ser, según Joel López, ceramista del PAEZ, de una etapa tardía del Clásico Temprano, en tanto, los restos óseos correspondieron a un individuo adulto, aunque no pudo determinarse el sexo. El esqueleto incluyó fragmentos de la bóveda craneal, mandíbula y algunas piezas dentales que incluyeron incrustaciones de jade.

En la Estructura L8-10, los saqueadores iniciaron su excavación desde la fachada posterior del edificio y en ella encontraron una cámara funeraria compuesta por un techo abovedado; de esta cámara funeraria se recuperó una piedra de moler, así como una concha con dos agujeros que probablemente colgaba en algún lugar del recinto (Entierro 22), así como fragmentos de jade pertenecientes a una máscara, sin embargo lo más interesante de este rasgo fue el hecho de que la cámara tenía un largo aproximado de 2.88 m por 1.56 m de ancho y una altura desde la roca madre hasta el techo de 1.98 m, es decir, era una cámara de proporciones similares a la cámara encontrada en la Estructura del Templo de Dintel de Madera, Grupo Este (Entierro 23), cuyas investigaciones del Dr. Tomas Garrison han determinado que era sucesor de la dinastía de Pa’Chan.

En la Estructura L8-11, la cámara funeraria localizada no fue tan grande, sin embargo el hallazgo más interesante de esta, fue que los antiguos “Zotzeños” decidieron estucar esta cámara y pintarla toda de color rojo (Fig.4); lamentablemente cuando los saqueadores localizaron el hallazgo destruyeron la cámara y producto de ese colapso no se percataron de una enorme orejera de jade.

En 2014, el PAEZ hizo el registro y documentación de otro saqueo localizado en L8-19, documentando la presencia de una cista con restos humanos, menos elaborada que las localizadas en L8-10 y L8-11, y a los cuales se les denominó Entierro 24, de esta limpieza se recuperaron los restos de una vasija parcial que contenía una inscripción que podía leerse a medias: “esta vasija…fue utilizada…para beber pulque…” (Stephen Houston, comunicación personal); al parecer esta vasija junto a otros tiestos obtenidos dentro de la estructura destruida por los saqueadores se fecharon para el Clásico Tardío, aunque igualmente en una etapa transicional, lo cual también sugeriría la idea de un establecimiento cronológico en cuanto al entierro de los gobernantes tempranos de El Zotz y que alimenta el supuesto de que los primeros entierros en Cinco Templos ocurrieron en época más temprana que el Entierro 24 localizado en 2014 y que cada edificio fue dedicado a cada gobernante yacente; desafortunadamente con la escasa evidencia no se ha podido determinar el orden en el cual fueron enterrados los personajes.

Con estas evidencias recuperadas de los saqueos del grupo de Los Cinco Templos de El Zotz, es que se intenta recrear una visión amplia de una probable necrópolis real en una etapa de cambios sucedidos entre el Clásico Temprano y Tardío y posiblemente con un poder debilitado, lejos de los templos finamente decorados de El Diablo y el Grupo Este. Sin embargo, teniendo como ejemplo el grupo Las Coronitas del sitio La Corona, el cual fue dedicado a sus ídolos patronales, este pequeño recinto alojado en El Zotz, igualmente puede tener una coincidencia similar en cuanto a la dedicación exclusiva de sus edificios hacia sus gobernantes y que esa misma función pudo ser practicada en tiempos tardíos. Finalmente, es necesario abordar las siguientes consideraciones: las investigaciones en el Grupo de Los Cinco Templos aún son incipientes y sin lugar a dudas necesitarán más información en el futuro, sin embargo, el hecho de localizar seis entierros en seis estructuras del mismo grupo es un hallazgo de por sí interesante, además la evidencia localizada que se reduce a la recuperación de tiestos con inscripciones glíficas, orejeras de jade, cuentas de jade y concha, así como la edificación de cámaras de diferente dimensión y forma hacen suponer que en algún momento durante la vida de El Zotz, los sucesores del linaje de Pa’Chan, posterior al dominio de los gobernantes localizados en el grupo El Diablo y Grupo Este, fueron enterrados en este grupo dedicatorio; de cualquier forma, quedan muchas dudas sin resolver como por ejemplo, si estos individuos enterrados en Cinco Templos son aún de tiempos tempranos, ¿en dónde fueron enterrados los sucesores de la dinastía Pa’Chan durante el Clásico Tardío?. Como siempre, será cuestión del avance de las investigaciones en este grupo y el resto de El Zotz los que afirmarán los supuestos presentados en esta ponencia, mientras tanto, los análisis serán meticulosos e intentarán rearmar la secuencia cronológica de la dinastía Pa’Chan.
Se agradece a los miembros del PAEZ que han contribuido a la investigación en Cinco Templos, especialmente a los directores del Proyecto, co-autores de esta ponencia, Dr. Tomas Garrison, Mtro., Edwin Román, Dr. Stephen Houston, también al Dr. Nicholas Carter así como a Rachel Jones, Timothy Linden y Mathew Smith por su colaboración en la realización de dibujos de las excavaciones, de igual forma a la artista Mary Clark y Zoey Warganz, a los excavadores Felipe Alvarado, Henry Amador, Giovani Escobar y Rómulo Alvarado, finalmente a Fundación Pacunam por el apoyo brindado al PAEZ para realizar sus investigaciones.

Referencias
Barrientos, Tomás y Marcello A. Canuto
2010 Proyecto arqueológico La Corona, resultados de las investigaciones en 2009. En XXIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2009 (editado por B. Arroyo, A. Linares y L. Paiz), pp. 397-414. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Baron, Joanne
2010 Operación 12A: Excavaciones en La Estructura 13R-3, Grupo Coronitas, La Corona. En Proyecto La Corona: Informe Final, Temporada 2009 (editado por M. Canuto y T. Barrientos). Manuscrito entregado al Instituto de Antropología e Historia (IDAEH), Guatemala.
2013 Operaciones CR15A, CR15BY CR17B: Excavaciones en el grupo Coronitas, Estructuras 13R-2, 13R-3Y 13R-5, en Proyecto La Corona: Informe Final, Temporada 2012 (editado por M. Canuto, T. Barrientos y J. Ponce). Manuscrito entregado al Instituto de Antropología e Historia (IDAEH), Guatemala.
Guenter, Stanley
2005 La Corona Find Sheds Light on Site Q Mystery. En http://mesoweb.com/reports/SiteQ.html

Fig.1: Plano del Grupo de Los Cinco Templos de El Zotz.

Fig.2: Fotografía mostrando la última etapa de construcción en el Grupo de Los Cinco Templos, El Zotz
(Investigaciones de 2014, en L8-19 y L8-20. Fotografías J.L. Garrido).

Fig.3: Mapa del Grupo Coronitas, La Corona, Petén
(Imágenes Proyecto Arqueológico La Corona. Mapa D. Marken y dibujos J. Baron).

Fig.4: Cámara estucada en color rojo, localizada en su interior de L8-11 y algunos artefactos
recuperados en el recinto, Grupo de Los Cinco Templos, de El Zotz (Fotografías J. Garrido).