Asociación Tikal

29 UNA TUMBA REAL EN EL CENTRO CEREMONIAL DE DOS PILAS, PETÉN: EXCAVACIÓN E IMPLICACIONES Arthur A. Demarest, Juan Antonio Valdés, Héctor L. Escobedo A. y Stephen D. Houston – Simposio 05, Año 1991

Descargar este archivo en formato PDF

Demarest, Arthur A., Juan Antonio Valdés, Héctor L. Escobedo y Stephen D. Houston

1992     Una tumba real en el centro ceremonial de Dos Pilas, Petén: Exvacaciones e implicaciones. En V Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1991 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Brady), pp.283-296. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

29

 UNA TUMBA REAL EN EL CENTRO CEREMONIAL

DE DOS PILAS, PETÉN:

EXCAVACIÓN E IMPLICACIONES

Arthur A. Demarest

Juan Antonio Valdés

Héctor L. Escobedo

Stephen D. Houston

 

 

La excavación de la tumba en la pirámide L5-1 de Dos Pilas (Figura 1) no fue un descubrimiento rápido, ni fácil, sino un proceso a veces un tanto frustrante. Dos temporadas de campo, en 1990 y 1991, con la participación de varios arqueólogos del proyecto, fueron necesarias para llevar a cabo todas las etapas de investigación. A continuación se describirá no solo el descubrimiento de la tumba, sino también el proceso de estudio por medio de la epigrafía. Este descubrimiento es otro buen ejemplo de la estrecha relación que existe entre la arqueología y la epigrafía, lo cual ha ayudado en los últimos años a obtener resultados positivos en los estudios de la cultura Maya en las Tierras Bajas.

 

EVidencia Epigráfica del Entierro del Gobernante 2

 

La Estela 8 de Dos Pilas (Figura 2) se localiza al frente de la Estructura L5-1 directamente en el eje central de la pirámide. En 1979 Peter Mathews demostró que la inscripción de esta estela dedicada por el Gobernante 3 posiblemente en 9.15.0.0.0 4 Ahau 13 Yax (22 de agosto del 731 DC), hace referencia a la muerte y entierro de su antecesor y quizá hermano, el Gobernante 2. Este último personaje, el segundo gobernante conocido para Dos Pilas, algunas veces aparece denominado en la literatura arqueológica como Escudo Dios K (Schele y Freidel 1990).

 

La misma referencia funeraria alusiva al Gobernante 2 aparece registrada en el texto del MT28b (Figura 3), uno de los huesos tallados descubiertos en el Entierro 116 de Tikal, en la tumba del Gobernante A (Proskouriakoff 1973:170), quien fue su pariente lejano. Tales indicios epigráficos fueron reforzados en un trabajo reciente de David Stuart y Stephen Houston (1991) sobre toponímicos mayas del Período Clásico. Estos autores descubrieron que el patrón en el texto de la Estela 8, tiene paralelo con otras inscripciones de las Tierras Bajas Mayas. En todos los casos, el Dintel 3 de Piedras Negras, el Panel 1 de El Cayo y la Tumba 12 de Río Azul (Figura 4), el glifo de entierro y el nombre del individuo enterrado se encuentran separados por un nombre de lugar, que puede representar un edificio específico o bien una porción de un sitio. En otras palabras, el nombre de lugar indica la localización en donde los personajes fueron enterrados. Es interesante que el toponímico de Dos Pilas parece referirse a la Plaza Principal del sitio, área en la cual se ubica la Estructura L5-1.

 

Por esta razón, parecía extremadamente posible que el entierro del Gobernante 2 se localizara cerca de la Plaza Mayor de Dos Pilas y de manera más precisa dentro de la pirámide L5-1. Por otro lado, el hecho de que esta estructura está ubicada en el lado este de la plaza, reforzaba la posibilidad que una tumba elitista se descubriese allí, ya que un patrón funerario similar se ha reportado en Tikal y otros centros de las Tierras Bajas Mayas. En consecuencia, se planificó la excavación del edificio para comprobar esta hipótesis cuya evidencia principal se sustentó en la epigrafía.

 

Figura 1 Plano de la Plaza Central de Dos Pilas (Houston 1987:29)

Figura 2 Estela 8 de Dos Pilas (dibujo inédito de Ian Graham)

Figura 3 Hueso Tallado MT28b, Entierro 116 de Tikal (dibujo de Andy Seuffert)

Figura 4 Estela 15 de Dos Pilas (Houston 1987:Fig.7)

 

 

Datos Biográficos del Gobernante 2

 

El Gobernante 2 era hijo del Gobernante 1 y de una mujer de Itzan. Sus fechas biográficas están bien documentadas gracias al excelente estudio epigráfico de la Estela 8 realizado por Mathews (1979). Nació en 9.12.0.10.11 13 Chuen 19 Kayab (28 de enero del 673 DC); ascendió al trono a los 25 años de edad en 9.13.6.2.0 11 Ahau 18 Uo (27 de marzo del 698 DC) y murió a los 53 años de edad en 9.14.15.1.19 11 Cauac 17 Mac (26 de octubre del 726 DC). Uno de los parientes más famosos del Gobernante 2, es su media hermana la señora Seis Cielo de Dos Pilas, madre del gobernante Ardilla Humeante de Naranjo. Esta mujer jugó un papel vital en la revitalización de la dinastía de ese sitio (Schele y Freidel 1990:183-195).

 

Durante su reinado el Gobernante 2 parece haberse concentrado en la consolidación del poder político y los territorios heredados de su padre el Gobernante 1. Esto le permitió dirigir actividades constructivas a gran escala en su capital. Además, el Gobernante 2 parece haber erigido monumentos con mayor frecuencia que el resto de gobernantes de Dos Pilas, dedicando estelas cada fin de hotun. Los siguientes monumentos datan de su gobierno: estelas 1, 11, 12, 13, 14, 15 y 16; paneles 1 y 2 y Escalinata Jeroglífica 1. La Estela 15 (Figura 5), es un buen ejemplo de los monumentos del Gobernante 2. En su texto se hizo extensivo el uso de construcciones gramaticales en forma de coplas y se registraron las primeras referencias conocidas de los sitios de Ceibal y Aguateca (Stuart y Houston 1991).

 

La Escalinata Jeroglífica 1 (Figura 6), es la más larga inscripción dedicada durante el reinado del Gobernante 2. El tercer escalón registra su linaje y sugiere, en una sección erosionada, que fue el padre del Gobernante 4, cuya fecha de nacimiento podría estar registrada en este monumento. En la misma grada hay otra expresión que conmemora el advenimiento del Gobernante 2 (Houston y Mathews 1985:11). En la parte central del escalón inferior, un texto subsidiario contiene un título elitista -pero no real- que involucra el vasallaje de sitios secundarios bajo la égida de la dinastía real de Dos Pilas. Este mismo título está también documentado en asociación con un cautivo en la Escalinata Jeroglífica 1 de Tamarindito, indicando que su status no se restringe al drenaje del río Usumacinta, si bien es cierto que es mucho más común allí.

 

En los monumentos de Dos Pilas, sólo hay tres referencias de guerra en las que el Gobernante 2 aparece citado como protagonista principal. 1) En la Estela 1 contra un personaje de Tikal en 9.13.13.8.2 1 Ik 5 Yaxkin (21 de junio del 705 DC), 2) en la Estela 14 contra niktena “lugar de congregación”, en 9.14.5.3.14 8 Ix 2 Cumhu (21 de enero del 717 DC); y 3) en la Estela 15 contra un personaje lugar desconocido que aparece también mencionado en el Panel 19, en 9.14.9.10.13 1 Ben 16 Tzec (19 de mayo del 721 DC).

 

Las referencias al Gobernante 2 en otros sitios son dispersas. La Escalinata 3 de Tamarindito en el primer escalón, lo menciona realizando un evento alrededor de 9.14.0.0.0 (lamentablemente el texto está erosionado), bajo los auspicios del Gobernante Wolok, muy posiblemente el señor vigésimo sexto de la dinastía de Tamarindito/Arroyo de Piedra. El nombre del Gobernante 2 quizá está registrado en la fragmentada Estela 7 de Arroyo de Piedra que parece datar del 9.14.0.0.0 6 Ahau 13 Muan (5 de diciembre del 711 DC). Otra referencia al Gobernante 2 aparece en forma de cita póstuma en la Estela 3 de Arroyo de Piedra en 9.15.0.0.0 4 Ahau 13 Yax (22 de agosto del 731 DC). En este monumento el Gobernante 2 es mencionado como “superior” del Gobernante Chakbi de Tamarindito/Arroyo de Piedra y su nombre está registrado antes del de los padres de este último. Por cierto la madre de este gobernante, también procede de Dos Pilas, mientras que el padre era miembro de la dinastía de Tamarindito/Arroyo de Piedra (Houston y Mathews 1985:15-27; Mathews y Willey 1991:43). Además, como ya se ha indicado, la fecha de la muerte del Gobernante 2 se registró en Tikal.

 

Como ya se mencionó, la muerte del Gobernante 2 acaeció a sus 53 años de edad y en la Estela 8 de Dos Pilas está indicado que fue enterrado 4 días después de su deceso, la noche del 9.14.15.2.3 2 Akbal 1 Kankin (30 de octubre del 726 DC), por lo que un complejo ritual funerario antecedió su deposición en el interior de la tumba en la Estructura L5-1.

Figura 5 Escalinata Jeroglífica 1 de Dos Pilas (Houston 1987:Fig.23)

Figura 6 Sitios con referencias a entierros de gobernantes

Dintel 3 de Piedras Negras

Estela 8 de Dos Pilas (dibujo inédito de Ian Graham)

Panel 1 de El Cayo (dibujo inédito de Ian Graham)

Tumba 12 de Río Azul

 

 

Excavación de la EstrUCTURA L5-1

 

Con el objeto de corroborar lo anterior, así como para fechar el edificio y conocer su secuencia constructiva, durante las temporadas de campo mencionadas con anterioridad, el Proyecto Arqueológico Regional Petexbatun realizó una serie de estudios sistemáticos en la Estructura L5-1. Estas investigaciones incluyeron un levantamiento topográfico del montículo, con curvas de nivel de 0.50 m de intervalo y excavaciones en eje, que fueron denominadas en conjunto como operación DP6A (Figura 7). Se hizo un túnel en la base de la escalinata y tres pozos de 2 x 2 m sobre el edificio, siguiendo el eje este-oeste. Especial atención se puso en la unidad ejecutada en el eje central del edificio L5-1.

 

Dada la mala calidad del relleno interior de la pirámide, compuesto únicamente de piedra suelta, al excavar fue necesario utilizar dos equipos diferentes de trabajo: uno de arqueología y otro de carpintería. Cada 0.40 m los carpinteros tuvieron que reforzar los cuatro lados del pozo con tablas y parales de madera. Así excavando lentamente, el pozo llegó a alcanzar los 10 m de profundidad, hasta encontrar la roca madre.

 

Los resultados indicaron que L5-1 fue construida durante el Clásico Tardío y que en su interior se localizaba una subestructura con la misma datación, que parece haber servido solamente para la construcción de un recinto funerario (Inomata, Escobedo y Demarest 1990: 205-207). Precisamente, el resultado más espectacular de la excavación, fue el descubrimiento de una tumba elitista.

 

Excavación de la tumba

 

El recinto funerario fue detectado en el centro del eje normativo este-oeste de la estructura, tras excavarse un pequeño túnel (1.20 m de largo por 1.60 m de alto) hacia el sur del pozo arriba mencionado. El túnel llegó a alcanzar el muro norte de la tumba.

 

Durante la excavación del exterior del recinto funerario, se encontró un relleno especial que recubre los muros y el caballete de la tumba (Figura 8). Este estaba compuesto de piedras grandes, arcilla de diferentes colores y gran número de lascas de pedernal, así como también lascas, navajas y núcleos poliédricos de obsidiana. Este fue el único sector del edificio en donde fue colocado un relleno compacto y se considera que la colocación de los artefactos líticos se llevó a cabo como parte de un ritual especial efectuado después de la colocación del entierro, durante el momento en que la tumba estaba siendo completamente sellada. Hallazgos similares se han reportado en los entierros 128 de Altar de Sacrificios (Smith 1972: 266), 191 de Uaxactun (Valdés y Bailey 1986), y en otros entierros elitistas de Tikal.

 

La apertura de dos pequeños boquetes de 0.28 x 0.22 m, permitió observar el interior del recinto funerario, el cual se hallaba parcialmente cubierto de tierra y piedra derrumbada de la bóveda de la misma. Tras ampliarse uno de los boquetes, con mucha dificultad pudo ingresarse a la tumba. Se estableció que ésta tenía 3.20 m de largo por 1.50 m de ancho, posteriormente, la excavación revelaría que tuvo una altura original de 1.90 m.

 

Antes de iniciarse la excavación tuvo que apuntalarse el interior del recinto funerario, protegiéndose el techo con vigas y tablas de maderas duras, consolidándose el muro por el cual se ingresaba a la cámara y removiéndose dos grandes piedras quebradas, que se habían desprendido del caballete de la bóveda. El proceso de excavación se realizó con el mayor cuidado posible, reticulándose el terreno por medio de siete cuadrantes horizontales de 1.50 m por 0.50 m. La excavación vertical se dividió en cuatro lotes, establecidos de acuerdo a rasgos arqueológicos y no por dimensiones arbitrarias. La profundidad máxima excavada estuvo entre los 0.54 m y 0.64 m.

 

La cámara funeraria, de forma rectangular, fue construida sobre un manto de roca caliza que había sido previamente cortado. Arriba de la roca, los Mayas colocaron un delgado piso de estuco y barro café oscuro de 1 cm de espesor.

 

Las piedras que integraban los muros de la tumba no fueron finamente cortadas, sino eran más bien de forma un tanto irregular y se hallaban cohesionadas por medio de una mezcla. Las piedras de caballete que sellaban la bóveda eran rectangulares y bien cortadas.

 

El entierro, denominado como No. 30 de Dos Pilas, presentaba el esqueleto de un personaje masculino, adulto, que fue colocado directamente sobre el piso de la tumba en posición de decúbito dorsal extendido, con la cabeza orientada hacia el este (Figura 9). Los huesos eran robustos y se encontraron en muy buen estado de conservación. Sin embargo, lamentablemente, varias piedras derrumbadas de la bóveda cayeron sobre el tórax y el cráneo, quebrando gran parte de los huesos que corresponden a esas zonas anatómicas. El análisis osteológico realizado por Lori Wright indica que al morir este personaje, se encontraba entre 45 a 60 años de edad, que medía 164.2 + 3.417 cm y que durante su vida disfrutó de buena salud.

 

Por otro lado, se considera que el cadáver pudo haber sido colocado sobre una piel de jaguar o bien que ésta haya cubierto al mismo, debido al descubrimiento de varios huesos de garras de jaguar asociados al esqueleto, en cuatro puntos diferentes y equidistantes entre sí. Otros ejemplos de este rasgo se han reportado en la tumba B-4/7 de Altun Ha, Belice y en tumbas Clásicas de Tikal (Pendergast 1982, II: 64-65).

Figura 7 Estructura L5-1, perfil de excavación este-oeste

 

Ajuar funerario

 

El ajuar funerario consistió en seis vasijas, cuatro de las cuales son policromas, tocado formado por mosaico de conchas Spondylus y madre perla, orejeras y collar de jade, brazaletes de placas de jade y concha, perlas, garras de jaguar, conchas Spondylus, además de una espina de mantarraya. Aunque al comparar este ajuar funerario con los de otras tumbas reales de Tierras Bajas, tales como el del Entierro 116 de Tikal, el de Dos Pilas resulta ser menos impresionante; debe puntualizarse que a nivel interno el jade encontrado representa el 90% del total localizado hasta el momento en este sitio.

 

Es interesante que al observar las representaciones del Gobernante 2 en las estelas de Dos Pilas, éste porta un tocado de mosaico, que podría corresponder muy bien al localizado dentro de la cámara funeraria (Figura 10). El rasgo más importante de este tocado, lo comprende una representación de la Serpiente Alada, motivo que con frecuencia aparece formando parte del tocado de personajes de la élite Maya.

Figura 8 Elevación del muro sur de la tumba indicando el relleno exterior, piedras de caballete y de la pared

(dibujo de Fernando Luin)

Figura 9 Planta del Entierro 30 después de su excavación (dibujo de Luis Fernando Luin)

 

 

Todas las vasijas se localizaron pegadas al muro norte de la cámara. El objeto más extraordinario es un plato cuadrangular tetrápode (Figura 11) que contiene en su interior la cabeza del Monstruo de la Banda Cuatripartita, el cual aparece con frecuencia asociado con símbolos iconográficos ligados a sucesos de advenimiento. Los glifos conforman el patrón de la Secuencia Primaria Estándar, identificando a la persona propietaria de la vasija en particular. Uno de los glifos incluso registra la forma de la vasija, como un plato grande (hawante), lo que constituye una identificación muy especial que se esperaría para una vasija tan singular. Después aparecen varios nombres y títulos, que conducen eventualmente hasta llegar al nombre de un Señor del Sitio Ik, llamado así por tener un signo Ik como elemento principal en su glifo emblema. Algunos investigadores creen que este sitio pudo ser Motul de San José, situado en el lago Petén Itza. Sin embargo, en nuestra opinión, la evidencia para esta identificación es débil y aunque desconocemos la localización exacta del Sitio Ik al menos podemos decir que, cualquiera que esta sea, el sitio debe estar ubicado en la región al norte del río Pasión.

 

¿Cuál es el significado de esta vasija? ¿Cómo llegó a Dos Pilas? En este sentido, se considera que hay dos explicaciones posibles: la primera es que el objeto fue un botín de guerra. Evidencia de apoyo de que Dos Pilas combatió con el Sitio Ik, se descubrió durante la presente temporada al localizarse nuevos fragmentos de la Escalinata Jeroglífica 3, lo que sugiere que esta explicación es razonable. Sin embargo, nosotros preferimos la segunda explicación, esta es que el plato representa algo similar a lo que algunos antropólogos llaman “valor primitivo”, o sea, un bien que se dio con el propósito de consolidar relaciones sociales mutuas, particularmente en épocas de alianza. El obispo Diego de Landa (1966) describió el uso de tales obsequios o “valores primitivos” en la época de la conquista. En consecuencia, el plato podría haber llegado a Dos Pilas como parte de un obsequio real que sirviera para consolidar una alianza hipotética, la cual tuvo que ser de corta duración a juzgar por el fragmento de la escalinata jeroglífica recién descubierto.

 

Conclusiones

 

Para concluir, vale la pena indicar que de la excavación del Entierro 30 de la Estructura L5-1 se derivan tres implicaciones importantes:

 

  1. Aunque en los artefactos de la tumba desafortunadamente no se encontró ninguna evidencia glífica explícita que pueda confirmar su identificación como el lugar de entierro del Gobernante 2, la evidencia de la Estela 8, la edad del personaje enterrado, la localización y datación de la tumba, el tocado de mosaico, estilo y riqueza de los artefactos, hace muy probable que esta sea en realidad la tumba del Gobernante 2. La información más reveladora acerca del elevado status social del individuo, se obtuvo del análisis de los restos óseos y especialmente de las ofrendas elitistas en la tumba.

 

  1. Gracias al glifo emblema y nombre del propietario del plato cuadrangular, se reconocieron evidencias importantes, aunque ambiguas, de las conexiones socio-políticas entre Dos Pilas y el Sitio Ik.

 

  1. Esta investigación proporcionó varias lecciones de metodología de excavación, como por ejemplo, técnicas para excavar en rellenos totalmente sueltos. Finalmente, tal vez la lección más importante fue que esta operación demostró la importancia de relacionar la epigrafía con la arqueología, para planificar en mejor forma programas de excavación en las Tierras Bajas Mayas.

 

 

 

 

Figura 10 Tocado formado por mosaico de conchas (dibujo de Fernando Luin)

 

Figura 11 Plato policromo cuadrangular del Entierro 30 (dibujo de Stephen Houston)

 

 

REFERENCIAS

 

 

Houston, Stephen D.

1987   The Inscriptions and Monumental Art of Dos Pilas, Guatemala: A Study of Classic Maya History and Politics. Tesis Doctoral, Yale University, New Haven.

 

Houston, Stephen D. y Peter Mathews

1985   The Dynastic Sequence of Dos Pilas, Guatemala. Pre-Columbian Art Research Institute, Monograph 1. San Francisco.

 

Inomata, Takeshi, Arthur Demarest y Héctor Escobedo

1990   Operación DP6: La Estructura L5-1 y sus Alrededores. En Proyecto Arqueológico Regional Petexbatun: Informe Preliminar No. 2, Segunda Temporada 1990 (editado por Arthur Demarest y Stephen Houston):205-224. Reporte entregado al Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

 

Landa, Fray Diego de

1966   Relación de las Cosas de Yucatán. Editorial Porrua, S.A., México.

 

Mathews, Peter

1979   The Inscription on the Back of Stela 8, Dos Pilas, Guatemala. Manuscrito, Yale University, New Haven.

 

Mathews, Peter y Gordon R. Willey

1991   Prehistoric Polities of the Pasión Region: Hieroglyphic Texts and their Archaeological Settings. En Classic Maya Political History: Hieroglyphic and Archaeological Evidence (editado por T. Patrick Culbert):30-71. School of American Research Advanced Seminar Series. Cambridge: Cambridge University Press.

 

Pendergast, David M.

1982   Excavations at Altun Ha, Belize, 1964-1970, Vol. II. The Royal Ontario Museum, Toronto.

 

Proskouriakoff, Tatiana

1973   The Hand-Grasping-Fish and Associated Glyphs on Classic Maya Monuments. En Mesoamerican Writing Systems (editado por Elizabeth Benson): 165-178. Dumbarton Oaks, Washington, D.C.

 

Schele, Linda y David Freidel

1990   A Forest of Kings: The Untold Story of the Ancient Maya. William Morrow and Company, New York.

 

Smith, A. Ledyard

1972   Excavations at Altar de Sacrificios: Architecture, Settlement, Burials and Caches. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol. 62, No. 2. Harvard University, Cambridge.

 

Stuart, David y Stephen D. Houston

1991   Classic Maya Place Names. Manuscrito, Vanderbilt University, Nashville.

 

Valdés, Juan Antonio y Bertila Bailey

1986   Entierros de Uaxactún 1983-1985. En Reporte Arqueológico de las Exploraciones Realizadas en Uaxactun Durante 1983-1985 (editado por Juan Antonio Valdés). Proyecto Nacional Tikal, Guatemala.