Asociación Tikal

12 EL DIENTE INCRUSTADO TEMPRANO DE NAKBE, PETÉN Guillermo Mata Amado y Richard D. Hansen – Simposio 05, Año 1991

Descargar este archivo en formato PDF

Mata Amado, Guillermo y Richard D. Hansen

1992     El diente incrustado temprano de Nakbe, Petén. En V Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1991 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Brady), pp.101-103. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

12 

EL DIENTE INCRUSTADO TEMPRANO DE NAKBE, PETÉN

Guillermo Mata Amado

Richard D. Hansen

 

 

Un diente humano con una incrustación de una piedra fina fue recuperado en un basurero arqueológico fechado al período Preclásico Medio. El hallazgo fue encontrado frente a la Estructura 51 del Grupo Oriental de Nakbe, durante la temporada de campo 1989. El diente incrustado (identificado como 51C.26.95) fue encontrado en las excavaciones supervisadas por R.D. Hansen, ubicado encima de un piso de barro a una profundidad de 2.58 m de la superficie. El diente incrustado es el más temprano conocido en las Tierras Bajas Mayas y su presencia indica que los símbolos de status elitista estaban utilizados por lo menos para las fechas tempranas del Preclásico Medio.

 

El diente incrustado

 

El artefacto es un diente humano muy descalcificado debido al medio en que se encontró. No conserva una forma anatómica normal, pero por su tamaño y características se puede determinar que se trata de un incisivo central superior, posiblemente del lado derecho. Mide 20 mm largo, con 14 mm que corresponden a la raíz y 6 mm a la corona (Figura 1).

 

El borde incisal está muy desgastado por la abrasión fisiológica acelerada por la dieta, haciendo suponer que la corona era por lo menos 4 mm más alta. En su ancho mayor, el diente mide 9 mm y el cuello, únicamente 4.5 mm. El grosor buco lingual es de 7 mm.

 

En la cara anterior de la corona del diente presenta una cavidad artificial de forma circular de 4.5 mm diámetro y 1.5 mm profundidad, siendo la parte central de la cavidad la más profunda. Esta cavidad fue preparada artificialmente por un barreno con un movimiento giratorio circular.

 

La incrustación mide 4.5 mm diámetro y 1.8 mm grosor, casi circular. La piedra, en su sitio, sobresale sobre la superficie. La parte externa de la incrustación está bien pulida, mientras que la parte interna es ligeramente menos pulida. Se trata de un fragmento de hierro o de hematita de color café rojizo muy oscuro.

 

El tipo de tratamiento e incrustación que presenta el diente de Nakbe es el tipo E (Romero 1958). El tipo E-1 consiste en la modificación de la cara anterior de un diente por medio de la perforación de una cavidad milimétrica circular con el propósito de recibir una incrustación, la cual sería pegada permanentemente.

 

El contexto

 

El diente fue recuperado de un rico basurero encima de un piso de barro en los depósitos ubicados debajo del relleno de la plataforma del Complejo 51 (Figura 2). La cerámica asociada directamente con el diente consistió de 622 tiestos del Preclásico Medio (fase Ox). Sugerimos que el diente incrustado de Nakbe se fecha aproximadamente de 600 a 700 AC.

 

 

Figura 1

Figura 2

 

 

El significado del diente

 

Cronológicamente, los primeros tratamientos de las coronas de los dientes humanos en Mesoamérica fueron por desgaste selectivo (mutilación dentaria) y aparecen desde el Preclásico Temprano. Con respecto a incrustaciones, se encuentran desde el periodo Preclásico Medio, siendo los primeros del tipo E-1, reportado en los sitios de Monte Negro y Monte Albán, Oaxaca (Romero 1986). En Uaxactun fueron recobradas varias piezas dentarias con tratamiento del tipo E-1, pero faltando las incrustaciones, pues las cavidades estaban vacías (Smith 1950).

 

Mutilación dentaria e incrustaciones han sido identificadas con status en las culturas prehispánicas. Esta suposición está basada en que las muestras conocidas indican un nivel social superior de los recipientes (Smith 1950). Si esta suposición es correcta, quiere decir que para el Preclásico Medio los niveles sociales eran evidentes y funcionales en las actividades culturales. El hallazgo del diente de Nakbe en contexto arqueológico definido y con un fechamiento refinado por métodos cronométricos lo hace el diente con tratamiento odontológico más antiguo recobrado hasta la fecha en Guatemala.

 

 

 

REFERENCIAS

 

Romero, Javier

1958   Mutilaciones Dentarias Prehispánicas de México y América en General. Instituto Nacional de Antropología e Historia, Serie Investigaciones, No. 3. México.

 

1986   Catálogo de la Colección de Dientes Mutilados Prehispánicos: IV Parte. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México.

 

Smith, A. Ledyard

1950   Excavations of Uaxactun, Guatemala, 1931‑1937. Carnegie Institution of Washington, Pub. 588. Washington, D.C.