Asociación Tikal

10 EXCAVACIONES EN EL COMPLEJO 75 DE NAKBE, PETÉN Juan Luis Velásquez – Simposio 05, Año 1991

Descargar este archivo en formato PDF

Velásquez, Juan Luis

1992    Excavaciones en el Complejo 75 de Nakbe, Petén. En V Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1991 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Brady), pp.84-90. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

10 

EXCAVACIONES EN EL COMPLEJO 75 DE NAKBE, PETÉN

 

Juan Luis Velásquez

 

El Complejo 75 de Nakbe se localiza en el Grupo Oriental del sitio. Está íntimamente relacionado al Complejo 51 y está ubicado inmediatamente al sur de este grupo arquitectónico (Figura 1). Dicho complejo es el tercero de mayores dimensiones en Nakbe y se caracteriza por tener una plataforma alargada en el lado Este (la Estructura 51), así como una gran estructura piramidal en su lado oeste (la Estructura 47). Lo significante de la organización del Complejo 51 fue elaborado por Hansen (1992: 55, 181,255). De singular importancia es que en el mencionado complejo se encuentran los restos más tempranos de Nakbe (la fase Ox del Preclásico Medio), así como también la Estela 1 y otros monumentos del sitio.

 

El Complejo 75

 

El Complejo 75 está compuesto de tres estructuras que descansan sobre una plataforma de sustentación de aproximadamente 90 m por lado (Figura 1). Merece especial atención la presencia de una depresión de casi 20 m ubicado por el lado oeste del complejo, la cual parece haber sido una reserva de agua. Estudios más detallados de este rasgo distintivo nos esperan en el futuro.

 

La Estructura 75 es la mayor de este conjunto arquitectónico, y por lo tanto, el complejo lleva el nombre del edificio predominante. El edificio se encuentra localizado en el extremo sur del complejo, orientado hacia el norte. Su forma es rectangular y tiene medidas aproximadas de 34 m de largo por 16 m de ancho. Las Estructuras 76 y 77, de forma rectangular, son dos edificios paralelos alineados norte‑sur y con dimensiones de 18 x 12 m previo a excavarse. La Estructura 76 se encuentra al lado oeste del conjunto, mientras la 77 está en el lado este. La Estructura 75 está puesta perpendicularmente al sur de las dos estructuras mencionadas.

 

Durante la temporada de campo 1991 el proyecto PRIANPEG tuvo entre sus diversos objetivos de investigación la búsqueda e identificación de unidades domésticas fechadas para el Preclásico Medio durante la fase Ox (Mamom), con el propósito de conocer aspectos de la vida de los pobladores menos espectaculares de Nakbe que sustentaron la base para la creación de la monumental arquitectura del sitio. Excavaciones realizadas en temporadas anteriores habían detectado la presencia y actividad de estos tempranos pobladores en el Complejo 1, el Complejo 18, el Complejo 32, y el Complejo 51 del sitio. Sus manifestaciones estaban representadas por evidencia cerámica, lítica, basureros y muros de piedra que sirvieron para sostener sus viviendas (Hansen 1987, 1990, 1991a-d; Forsyth 1989, 1990; Velásquez 1989; López 1989; Martínez y Hansen 1989). Dado que en el Grupo Oriental se había obtenido mucha información que pertenece al Preclásico Medio, se decidió realizar la búsqueda de dicha evidencia en la vecindad de aquél grupo.

 

Se hizo un reconocimiento (Operación 300) al norte de dicho complejo en un área que abarcó casi 1 km al norte por 300 m este‑oeste, buscando evidencias de plataformas bajas de carácter domiciliar que se fechasen para tiempos Mamom. La prospección realizada solo mostró una pequeña plazoleta que se fechó para el Preclásico Tardío. Asimismo, un dato importante fue haber apreciado que toda el área recorrida estaba compuesta de grandes canteras, probablemente hechas para la construcción de los edificios mayores del Grupo Oriental.

Figura 1

 

 

Debido a estas apreciaciones, el reconocimiento se dirigió al lado sur del Complejo 51. Se volvió a confirmar aquí el mismo patrón de tener grandes áreas solo con evidencia de canteras y no de montículos habitacionales. Importante fue apreciar que los pobladores de Nakbe habían utilizado toda esta área para proveerse de material para sus masivas construcciones, arrasando así con la existencia de las viviendas y sus componentes de los más tempranos pobladores del lugar. Con esta información se apreciaba el Complejo 51, ubicado en la parte alta de una colina y rodeado de canteras.

 

El Complejo 75 fue ubicado exactamente junto al Complejo 51 en su lado sur. En la temporada 1989 el proyecto había realizado dos trincheras de sondeo excavadas por Susan Snow (UCLA). De estas trincheras en las Estructuras 75 y 77 provienen de una buena muestra controlada para fechar el complejo para la fase Ox de la esfera cerámica Mamom.

 

Estos datos sugirieron excavar la Estructura 76, ya que por sus dimensiones de 18 m largo y 12 m ancho y una altura de no más de 2 m, presentaba la posibilidad de ser una vivienda que se podría excavar sistemáticamente y dar la información que se buscaba sobre las viviendas de tiempos Mamom.

 

Excavaciones en la Estructura 76

 

Se realizaron dos pozos en los lados este y oeste en el eje central de la Estructura 76. El pozo del lado este (Operación 75A) localizó, bajo una capa de derrumbe y a una profundidad de 0.65 m, un piso bien estucado de un grosor de 5 cm. Bajo este piso se encontró un relleno de piedras de 1 m de grosor, el cual descansaba sobre un segundo piso estucado (Figura 2).

 

Bajo este segundo piso, un relleno de piedras y tierra suelta cubrieron una línea de bloques bien cortados de más de 40 cm de largo. Este muro se encontraba sobre otro piso, siendo éste de diferente consistencia e identificado como piso de sascab.

 

El piso de sascab cubrió otro pequeño muro compuesto por dos filas de bloques que alcanzaban una altura de 40 cm. Este se encontraba sobre un piso de sascab que había cubierto y nivelado la roca natural. Este muro fue la evidencia de la presencia de viviendas de los tempranos pobladores de Nakbe, los cuales en base a la cerámica recuperada se fecharon para tiempos Mamom temprano.

 

La sub-operación 75B, ubicado en el lado oeste de la Estructura 76 no detectó muros similares a los localizados en el lado este, aunque si la presencia de dos pisos, con una posible remodelación cada uno, si no diferentes pisos, así como un gran relleno de tierra nivelando la roca natural, el cual alcanzó una profundidad de 3 m y contenía tiestos de los tipos Juventud Rojo, Muxanal Rojo sobre Crema, Palma Daub, Chunhinta Negro y Pital Crema, todos pertenecientes a la esfera Mamom.

 

La excavación en la estructura reveló, en el lado oeste, a un buen piso de estuco de 5 cm de grosor. Relacionado con el piso estuvo un muro vertical de bloques cortados pero ligeramente irregulares en sus cortes, el cual alcanzó una altura de 1.20 m. Este se relaciona con un segundo cuerpo el cual, de características similares, alcanzaba una altura de 0.60 m. Este segundo cuerpo alcanza la cima de la estructura y se relaciona hacia el frente este con un talud, el cual tiene un ángulo de inclinación de 30º. El promedio tuvo un alto de 1.40 m.

 

Un dato singular fue que la Estructura 76 a ambos lados no presentó recubrimiento de estuco en los muros, contrastando con la buena calidad de los pisos estucados detectados. La cerámica recuperada del relleno de la estructura se fecha para la parte tardía de la esfera Mamom y la que se encontró en el material de derrumbe y sobre los pisos para la parte temprana de la esfera Chicanel en el Preclásico Tardío. Estos datos indican que la última utilización de las estructuras se fecha no más tarde que el Preclásico Tardío.

 

Evidencia de gradas para ascender a la estructura solo fue posible en la parte central del lado oeste. Sin embargo, estaban en muy mal estado y no se apreció que continuaron hasta la cima del edificio.

 

Una trinchera realizada en la Estructura 77 mostró un talud y un muro similares a los encontrados en la Estructura 76 en el lado este, así como su relación a un buen piso de estuco.

Figura 2

 

 

Interpretaciones

 

Los rasgos arquitectónicos apreciados en la excavación, la distribución de las estructuras, su asociación con la Estructura 75 y con el Complejo 51, así como la falta de evidencia de actividades domésticas y rasgos propios de ello, sugieren que el Complejo 75 compone un grupo de uso singular aparte de la función habitacional. Los datos comparativos sugieren que el conjunto arquitectónico representa un terreno para el juego de pelota (Figura 3a).

 

La distribución espacial de las estructuras del Complejo 51 permiten apreciar mediante la conformación de una plataforma larga en el lado este, con tres estructuras en su parte alta, viendo a una pirámide truncada hacia el oeste de la plaza, así como la presencia de la Estela 1, lo que se ha definido como Complejo de Conmemoración Astronómica; en algunas ocasiones, este tipo de complejo puede estar asociado a juegos de pelota (Fialko 1988).

 

A la fecha se han reportado canchas de juego de pelota en las Tierras Bajas Mayas Centrales fechados para el período Preclásico en los sitios Cerros, Colha y Pacbitun en Belice (Scarborough et al 1982; Eaton y Kunstler 1980; Healy 1990), siendo los de Cerros y Pacbitun de tipo abierto y orientados norte-sur. Evidencia de otras canchas para el mismo período se han reportado en lugares distantes a Nakbe, como Tonina, el cual también es abierto y su construcción es de tierra (Taladoire 1981).

 

Comparación con las canchas de Cerros

 

Comparando las medidas y dimensiones de las canchas reportadas en Cerros con la de Nakbe, se aprecia fuerte similitud en las mismas, en sus rasgos arquitectónicos y constructivos. Es necesario mencionar que la excavación en Nakbe no buscó las banquetas de las estructuras que conforman el juego de pelota, debido a que nuestras conjeturas sobre el mismo fueron hechas cuando por falta de tiempo ya no era posible confirmarlas, sin embargo se pueden inferir por comparación de dimensiones con las de Cerros.

Figura 3

 

 

 

COMPLEJO 75              COMPLEJO 61              COMPLEJO 50

NAKBE                                     CERROS

———————————————————————

 

Dimensiones                 16 x 12 m                      22 x 18 m                      18 x 14.5 m

Altura total                    2 m                               2.70 m                          2.10 m

Altura banqueta             1 m ?                            1 m                               1.10 m

Ancho cancha               4.60 m ?                       4.10 m                          4.20 m

Ancho gradas               2 m                               4 m                               ?

Angulo banqueta           ?                                  20º                               ?

Angulo talud                 28-32º                           36-81º                           ?

 

 

Las medidas del juego de pelota de Nakbe son similares a las de los juegos de pelota de Cerros, principalmente con las de las Estructuras 50E y 50C, el cual, aparte de también tener un edificio en el lado sur al igual que en Nakbe, mide 18 x 14.5 m, excediendo en solo 2 m al Complejo 75. La cancha es similar entre ambos, con 4.20 m en Cerros y un estimado de 4.60 en Nakbe. Las estructuras son similares en altura, con 2 m en Nakbe y 2.10 m en Cerros. La altura de las banquetas también es similar, con 1 m y 1.10 m respectivamente. Otros rasgos compartidos son la existencia de gradas en la parte trasera y el ángulo de inclinación de los taludes frontales.

 

El fechamiento cerámico que tenemos para la última utilización en Nakbe es para Chicanel temprano (300 – 200 AC). La cancha de Cerros se fecha para la fase Tulix (100 AC ‑ 100 DC). Por lo tanto, se puede apreciar no solo cierta contemporaneidad, sino similitud entre ambos casos.

 

 

Una apreciación interesante es el que la Estela 1 de Nakbe presenta a dos personajes ricamente ataviados, los cuales han sido identificados como jugadores de pelota (Hansen 1989, 1991a). La cercanía de la estela, ubicada en el Complejo 51 y frente al Complejo 75, relaciona adecuadamente jugadores de pelota con el terreno de juego. Estas evidencias relacionadas a la Estela l de Nakbe permiten apreciar que el juego de pelota estaba ya instituido, relacionado a los aspectos rituales e ideológicos, e íntimamente relacionado a la legitimidad de los gobernantes, por lo menos desde el final del Preclásico Medio al muy temprano del Preclásico Tardío. En este sentido, se puede apreciar aun más el desarrollo de la soberanía Maya en el sitio Nakbe.

 

Los datos antes expuestos permiten confiar en la existencia de una cancha de juego de pelota para identificar la función del Complejo 75. La próxima temporada de investigación se confirmará plenamente la veracidad de estas observaciones, así como sus medidas exactas, banquetas, arquitectura y posibles estadios constructivos.

 

 

REFERENCIAS

 

Eaton, Jack D. y Barton Kunstler

1980    Excavations at Operation 2009: A Maya Ballcourt. En The Colha Project, Second Season, 1980 Interim Report (editado por Thomas R. Hester, Jack D. Eaton y Harry J. Shafer):121-132. Center for Archaeological Research, University of Texas, San Antonio.

 

Fialko, Vilma

1988    Mundo Perdido, Tikal: un Ejemplo de Complejos de Conmemoración Astronómica. Mayab 4:13-21. Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid, España.

 

Forsyth, Donald W.

1989    The Ceramics of El Mirador, Petén, Guatemala. El Mirador Series, Part 4, Papers of the New World Archaeological Foundation No. 63. Brigham Young University, Provo, Utah.

 

1990    Un Estudio Comparativo de la Cerámica Temprana de Nakbe. Ponencia, Cuarto Simposio de Arqueología Guatemalteca, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

Hansen, Richard D.

1987    Origenes y Desarrollo: Un Informe de los Estudios Realizados en el Sitio Arqueológico Nakbé, Petén, Guatemala. Reporte entregado al Instituto Nacional de Antropología e Historia de Guatemala, Guatemala.

 

1990    Excavations in the Tigre Complex, El Mirador, Peten, Guatemala. Papers of the New World Archaeological Foundation, No. 62. Brigham Young University, Provo, Utah.

 

1991a  The Maya Rediscovered: The Road to Nakbe. Natural History 5 (91):8‑14.

 

1991b  Investigaciones Arqueológicas en Petén, Guatemala: Una Vista Diacrónica de los Orígenes Mayas. 450 Aniversario de la Fundación de Campeche, México, Universidad Autónoma del Sureste, Campeche, México.

 

1991c  An Early Maya Text from El Mirador, Guatemala. Research Reports on Ancient Maya Writing, 37. Center for Maya Research, Washington, D.C.

 

1991d  Resultados Preliminares de las Investigaciones Arqueológicas en el sitio Nakbé, Petén, Guatemala. En II Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1988, pp. 160‑174. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

 

 

1992    The Archaeology of Ideology: A Study of Maya Preclassic Architectural Sculpture at Nakbe, Peten, Guatemala. Tesis Doctoral, University of California, Los Angeles.

 

Healy, Paul F.

1990    Excavations at Pacbitun, Belize: Preliminary Report on the 1986 and 1987 Investigations. Journal of Field Archaeology 17 (3):247-262. Boston University.

 

López, Francisco Roberto

1989    Excavaciones en la Estructura 32 de Nakbe. Ponencia, Tercer Simposio de Arqueología Guatemalteca, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

Martínez, Gustavo y Richard D. Hansen

1989    Excavaciones en el Complejo 59, Grupo 66, y el Grupo 18, Nakbe, Petén. Ponencia, Tercer Simposio de Arqueología Guatemalteca, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

Taladoire, Eric

1981    Les Terrains du Jeu de Balle. Estudios Mesoamericanos, Serie 2, No.4. Misión Arqueológica y Etnológica Francesa, México.

 

Velásquez, Juan Luis

1989    Excavaciones en la Estructura 31 de Nakbe, Guatemala. Ponencia, Tercer Simposio de Arqueología Guatemalteca, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.