Asociación Tikal

09 EL PROCESO CULTURAL DE NAKBE Y EL ÁREA NOR-CENTRAL DE PETÉN: LAS ÉPOCAS TEMPRANAS Richard D. Hansen – Simposio 05, Año 1991

Descargar este archivo en formato PDF

Hansen, Richard D.

1992     El proceso cultural de Nakbe y el área Nor-Central de Petén: Las épocas tempranas. En V Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1991 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Brady), pp.68-83. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

9 

EL PROCESO CULTURAL DE NAKBE Y EL ÁREA

NOR-CENTRAL DE PETÉN: LAS ÉPOCAS TEMPRANAS

 

Richard D. Hansen

 

 

El arqueólogo William Coe fue uno de los primeros en observar que la palabra “formativo” no era tan descriptiva al hablar de los habitantes Mayas del Preclásico Medio (Ciclo 6) y Preclásico Tardío (Ciclo 7 ‑ inicio del Ciclo 8). Esta observación y otras semejantes promovió nuevos esfuerzos para conocer más de los orígenes y dinámica inicial de los primeros habitantes del área Maya (Heizer y Graham 1971; Adams 1977; Carmona 1989). Por lo tanto, investigaciones intensivas fueron iniciadas en sitios del Preclásico Tardío (Figura 1) como Cerros, Cuello, El Mirador, Tikal, Lamanai, Uaxactun, Komchen, Edzna, Colha y otros, causando una explosión de datos arqueológicos.

 

Estos datos revelaron que el Preclásico Tardío en las Tierras Bajas estuvo caracterizado por un nivel socio‑político muy elevado, con evidencias extraordinarias de alta sofisticación cultural representada en la arquitectura, artefactos, asentamiento habitacional, organización socio‑política, arte e iconografía (Coe 1965; Heizer y Graham 1971; Adams 1977; Freidel 1981; Pendergast 1981; Matheny et al 1983; Howell 1989; Hansen 1984, 1990, 1991a, 1991b; Forsyth 1983, 1989; Matheny 1986, 1987; Robertson y Freidel 1986; Sharer y Sedat 1987; Freidel y Schele 1988; Carmona 1989).

 

Sin embargo, las investigaciones no han podido determinar las causas del florecimiento de la cultura Maya ni el proceso de sus orígenes. Los modelos existentes no eran adecuados para poder explicar los orígenes de sociedades más complejas en las Tierras Bajas. En vista de estas fallas teóricas en nuestro entendimiento, había necesidad de organizar una investigación orientada para entender los principios de la complejidad Maya, iniciar exploraciones de buscar causas y los catalizadores de la sofisticación socio‑política, económica y refinar las secuencias dinámicas en el proceso cultural Maya.

 

Esta ponencia relatará en breve manera algunos datos obtenidos hasta la fecha del Proyecto Regional de Investigación Arqueológica en el Norte del Petén, Guatemala (PRIANPEG), que nos ayudan a entender más el proceso cultural de los primeros asentamientos Mayas. Además, quiero introducir algunas observaciones preliminares relativas a las causas del salto hacia la civilización en las Tierras Bajas Mayas en los tiempos Preclásicos (Ciclos 6 y 7). Basado en los datos obtenidos, hay indicaciones que la civilización (muestras de mayor sofisticación cultural) Maya se extiende hacia el Preclásico Medio (ca. 600 ‑ 350 AC) en Petén.

 

Proyecto PRIANPEG

 

El Proyecto Regional de Investigación Arqueológica en el Norte del Petén, Guatemala (PRIANPEG) fue organizado en 1988 para realizar un estudio regional de los sitios arqueológicos en el norte de Petén, en una de las áreas menos exploradas en toda Mesoamérica (Figura 2). Además de los estudios básicos de mapeo, asentamiento y cronología, los temas teóricos incluyen: a) análisis de los sistemas económicos de los primeros habitantes en Petén; b) el papel del intercambio en la formación socio‑política; c) distribución y jerarquía de asentamientos tempranos; d) las dinámicas tempranas de la sofisticación cultural; e) el ambiente original y la adaptación Maya para dominarlo; f) el papel de la ideología religiosa en el desarrollo temprano; g) los efectos ecológicos de la intrusión Maya al bosque petenero.

Figura 1 Vista general de sitios Preclásicos en el área Maya

Figura 2            Vista del área investigada por PRIANPEG. El área se extiende desde Carmelita hasta la frontera

con Campeche y luego desde Paixban hasta Naachtun

 

El proyecto está patrocinado por la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) y el Instituto de Antropología e Historia de Guatemala (IDAEH). La región de investigación está ubicada en el extremo nor‑central de Petén, de la frontera con Campeche hacia el pueblo de Carmelita al sur y desde Paixban hasta el sitio arqueológico Naachtun, cubriendo un territorio de casi 1500 km² (Figura 2).

 

Las exploraciones iniciales de la zona de PRIANPEG fueron efectuadas por la Institución Carnegie en las expediciones 6 (1922), 10 (1928), 16 (1933) y 17 (1934) (Morley 1937-1938). En 1930, una expedición aérea de la Universidad de Pennsylvania pasó por la región y describió dos sitios grandes, El Mirador y Nakbe (Madeira 1931:120‑122). En 1962, Ian Graham (1967), de la Universidad de Harvard, visitó El Mirador y Nakbe, hizo mapas de una parte de los dos sitios. Graham fue el primero en llegar a Nakbe, y le puso el nombre, que quiere decir “pegado o arrimado al camino,” en lengua Yucateca.

 

En 1970, Joyce Marcus colocó varios sondeos de prueba en plataformas, plazas y edificios en los sitios de El Mirador, Porvenir, Pacaya, Güiro y Tintal, pero no fueron a Nakbe debido a la falta de agua. La cerámica fue analizada por Donald Forsyth en 1978 (Forsyth 1980). En 1978, Bruce Dahlin organizó el Proyecto Acalches para explorar los bajos alrededor de El Mirador (Dahlin et al 1980). En 1979, Dahlin y Ray Matheny formaron el Proyecto El Mirador, que consistió de investigaciones arqueológicas en el sitio hasta 1983. Arthur Demarest y Robert J. Sharer implementaron un proyecto de sondeos de prueba en el sitio en 1982 (Demarest et al 1984).

 

En 1987, este autor organizó el Proyecto Nakbe e hizo el primer reconocimiento arqueológico del sitio desde la visita de Graham en 1962 (Hansen 1987; 1991c). En 1988, se formó el actual proyecto PRIANPEG, el cual incluye investigaciones arqueológicas y ecológicas de una manera sistemática a un nivel regional, incluyendo los sitios principales de Nakbe, Güiro, Tintal, Naachtun y El Mirador, además de sitios de menos complejidad como La Muralla, Porvenir y Pacaya.

 

Desde 1989, PRIANPEG ha efectuado más de 190 excavaciones mayores en Nakbe, El Mirador y Tintal, con exploraciones superficiales también en Güiro. Estas investigaciones consistieron de cuidadosas excavaciones que revelaron fachadas, muros, arte arquitectónico, basureros, pisos de arquitectura monumental y elemental, sondeos de prueba, túneles, rescate de depredaciones, estructuras domiciliares y consolidaciones arquitectónicas.

 

Preclásico Medio (Mamom)

 

La fase Ox temprano (1000‑600 AC)

 

Los primeros habitantes llegaron al área de Nakbe hacia 1200 o 1000 AC, según indican los análisis cerámicos y el radiocarbono (años sin corrección: Beta # 31753: 1000 AC  80; UCLA #2836: 1235 AC  55; UCLA #2840: 1160 AC  45). No podemos distinguir todavía los propósitos originales del asentamiento habitacional o las razones de la ocupación en el área de Nakbe y Güiro, aunque esperamos determinar esto por medio de varias investigaciones de alta tecnología en los bajos alrededor de Nakbe. Por medio de los estudios espaciales de la zona PRIANPEG conducidos por Dr. Thomas Sever de la NASA (National Aeronautics and Space Administration), hemos determinado que los primeros asentamientos Mayas se concentraron alrededor de los grandes bajos en el norte de Petén. Análisis de polen y suelos de esta fecha están en proceso por el Dr. John Jones y el Dr. John Jacob de la Universidad de Texas A & M y esperamos establecer el ambiente natural de esta época por medio de la identificación de la flora existente. Las muestras obtenidas hasta la fecha indican un ambiente muy similar al presente.

 

Sin embargo, parece ocurrir una ocupación mayor entre 1000 y 600 AC, según las numerosas fechas (27) de carbono de laboratorios en Florida y California. Esta ocupación es muy evidente en Nakbe (Figura 3), donde aparentemente había una aldea o pueblo de tamaño impresionante. Muestras grandes de cerámica de la fase Ox (ca. 1000‑300 AC; Figura 4) fueron recobradas por todo el sitio y especialmente en excavaciones de los grupos arquitectónicos, el Occidental y el Oriental. Los depósitos en los niveles inferiores indican también la fecha temprana de una ocupación mayor en el sitio.

 

La cerámica, en proceso de estudio por Forsyth, tiene modos diagnósticos para las fases tempranas del Preclásico Medio, inclusive muestras relacionadas a la cerámica Xe y Real Xe de Ceibal y Altar de Sacrificios, tales como tecomates, algunos pintados con una banda roja en el cuello, mientras otros son pintados, acanalados y achaflanados (Figura 5), cerámica incisa (Figura 5) y bordes incisos con rayas salientes. Además, las muestras de la cerámica temprana de Nakbe son extraordinarias debido a la cantidad, variedad y calidad de los tipos diagnósticos como Muxanal Rojo‑sobre‑crema, Palma Daub (Pintarrejeada), Chunhinta Negro, Tierra Mojada Resistente y Resaca Impreso. Figurillas, pitos y ocarinas del estilo Preclásico Medio se encuentran en casi todos los grupos de Nakbe en formas antropomorfas y zoomorfas. Los modos diagnósticos son idénticos a los de los depósitos más tempranos de la fase Mamom en Uaxactun.

Figura 3 Mapa del centro cívico de Nakbe hecho por Ian Graham en 1962

(Graham 1967: 48), modificado por R. Hansen en 1989

Figura 4 Las fases cerámicas de Nakbe y otros sitios investigados en Petén (Forsyth 1990)

 

Figura 5 Muestra de la cerámica de la fase Ox temprana del horizonte Mamom, Preclásico Medio

 

La arquitectura de esta época consiste de muros formales de piedras talladas, mayormente compuestos de tres a cuatro cuerpos. Los muros más tempranos del sitio están relacionados con pisos de sascab y pisos delgados de estuco.

 

Sin saber todavía de las razones precisas para el asentamiento original de Nakbe, podemos decir con certeza que las formaciones de desigualdad económica y la jerarquía social se establecieron por lo menos entre 1000 y 600 AC. El hallazgo de incrustaciones dentales, que eran muestras de status social o económico en los tiempos Clásicos, estuvieron presentes en esta época. También hay evidencia de deformación de cráneos para la fase Ox, según un tiesto con un perfil de una cara Maya incisa en el engobe. La apariencia de una jerarquía social en la fase Ox temprano seguramente está relacionada con una fuerte base agrícola para mantener el aumento poblacional.

 

Las muestras de polen de este período indican la fuerte presencia de maíz y calabazas. Por otra parte, hay fuerte evidencia de intercambio de larga distancia, como podemos ver en las grandes cantidades de concha (Strombus pugilis) y la obsidiana. La administración elitista responsable para la importación y distribución de estos bienes pudo utilizar éstos como un consolidante socio‑político para responder a las necesidades de sus poblaciones respectivas, establecer una relación pacífica con sociedades que controlaron las fuentes de los bienes importados y justificar su poder. Precisamente, una de las muestras más tempranas de la soberanía Maya en las Tierras Bajas fue recuperada en 1991 en depósitos Mamom, con el tocado de una figurilla indicando los tres picos del Dios Bufón (Jester; Figura 6).

 

Aparte de una base agrícola que es necesaria para cualquier desarrollo cultural, nuestros datos sugieren que los factores responsables para el desarrollo hacia una cultura más compleja en las Tierras Bajas son multi‑causales. Sugiero que los orígenes de la complejidad socio‑política Maya están basados en tres puntos principales, pasos sucesivos y en orden cronológico:

 

  1. Las dinámicas culturales hacia la centralización socio‑política están basadas en parte en los sistemas de intercambio y comercio interregional, particularmente la importación de concha y obsidiana hacia los sitios más retirados entre 1000 y 600 AC. Las necesidades presentaron mayores oportunidades para crear administradores elitistas e inició la organización de las primeras instituciones gubernativas para realizar los intercambios.

 

Figura 6 El tocado de una figurilla encontrada en depósitos Mamom (Op.O1G.20.31), indicando los tres

picos del Dios Bufón (Jester) que representa poder y autoridad (Horizonte Mamom, Preclásico Medio)

(Dibujo por Jody Hansen)

 

  1. Las limitaciones del ambiente que afrontaron las tempranas poblaciones empujaron hacia la centralización del trabajo y los sistemas administrativos correspondientes para construir sistemas hidráulicos, edificios y posiblemente construcciones de calzadas. Tales esfuerzos para facilitar sistemas logísticos e intercambios locales con los centros vecinos crearon necesidades de instituciones gubernamentales o administrativas antes que en los sitios con recursos y ambientes más favorables.

 

  1. El establecimiento de la ideología religiosa por las élites emergentes (ya establecidos en parte por las causas mencionadas arriba) fue un elemento más responsable del florecimiento masivo de construcciones arquitectónicas. Los sistemas administrativos para coordinar enormes proyectos arquitectónicos precipitaron un desarrollo al nivel que semeja un estado temprano en el norte de Petén por lo menos para principios del Preclásico Tardío, hacia 300‑200 AC.

 

La fase Ox tardío (600‑300 AC)

 

En el período entre 600 y 400 AC (UCLA #2839; Beta #31751), parece que hubo una gran remodelación en Nakbe. Tanto en el Grupo Oriental como en el Occidental, grandes plataformas fueron construidas, con un solo piso de estuco encima de cantidades enormes de relleno que taparon los muros y construcciones anteriores.

 

Estas plataformas sellaron los depósitos más tempranos bajo una sola capa de relleno. Encima de los pisos y en las plataformas de los edificios, encontramos tiestos que pertenecen a la esfera Mamom, pero con algunos modos diagnósticos fechando a un período un poco más tardío. Por ejemplo, una forma muy prevalente y asociada con los edificios, son cuencos con bordes muy evertidos (hasta 10 cm) y acanaladuras en el borde. Otras formas desconocidas en la fase Ox temprano también aparecen, algunas son comunes en la esfera Chicanel, pero con tratamientos superficiales mejor conocidos en la esfera Mamom, tales como decoración incisa e impresa.

 

La construcción de la arquitectura principal indica un solo esfuerzo para construir plataformas y edificios de 5 a 18 m de altura. Se conocen casos donde el piso de la plataforma no se extiende bajo el edificio, indicando la construcción simultánea de la estructura con la plataforma (Figura 7).

 

Hasta el momento, las fachadas de edificios construidos en la fase Ox tardío parecen no tener escultura arquitectónica. El proyecto Río Azul ha descubierto los restos de un edificio muy temprano con bajo relieve enterrado bajo una estructura Chicanel (Valdez, comunicación personal 1991).

 

El desarrollo del arte arquitectónico parece estar restringido a los edificios construidos más tarde en el Preclásico Tardío. Sin embargo, los muros de la fase Ox tardío están construidos de manera diagnóstica para la arquitectura Mamom. En su mayoría los bloques son de tamaño grande, con piedras de 70 a 90 cm de largo, 40 a 50 cm de ancho.

 

Los bloques están encima de una forma paralela al muro, con una piedra puesta perpendicular de vez en cuando para amarrar el muro al relleno (Figura 8). También hay muros con todos los bloques perpendiculares a la línea del muro, dejando solo una pequeña parte del bloque expuesto y la mayor parte metida en el relleno. Este sistema no fue muy eficaz en cuanto a la cantidad de piedra utilizada en relación con la superficie expuesta, pero es evidente que tal manera también contribuyó a un edificio más estable.

 

 

Figura 7 Perfil sur de la Operación 51C que indica el relleno puesto en la plataforma que tapó los depósitos

Mamom más tempranos. El Altar 4 estaba sellado debajo del piso que cubrió la plataforma

 

Figura 8 Perfil sur de la trinchera de la Operación 35A, indicando los dos muros contiguos. El muro interior

fue construido antes de 420 AC (UCLA No.2839: años radiocarbono sin corrección)

 

 

Obras públicas y complejidad Maya

 

Excavaciones alrededor de edificios mayores en Nakbe han revelado construcciones en forma de canales de agua. La falta de aguadas en Nakbe promovió esfuerzos mayores para poder atender las necesidades de la creciente población en las temporadas secas de Peten. Tales proyectos consolidaron el poder de los administradores y mostraron no solo su interés en establecer centros impresionantes, pero el esfuerzo administrativo para crear adaptaciones culturales al responder a las dificultades en vivir en esta zona. Por otra parte, la presencia de enormes bajos en el norte de Peten fue un obstáculo para facilitar el desarrollo agrícola y el intercambio local con sitios vecinos. Creemos que la centralización de trabajo para construir las grandes calzadas facilitaron el acceso a las tierras fértiles alrededor de los bajos e importar o exportar bienes y víveres necesarios a una población creciente. El control de seres humanos en construir obras públicas fue un paso más en la consolidación de la autoridad de los soberanos Mayas.

 

Por otra parte, hay evidencia que el asentamiento de edificios públicos empezó a tomar un papel prominente en los patrones arquitectónicos. Las excavaciones efectuadas en el Grupo Oriental de Nakbe revelaron un patrón arquitectónico diagnóstico. Este patrón consiste en la colocación de edificios mayores en un eje norte‑sur y este‑oeste sobre una plataforma. Este patrón, identificado en Uaxactun como “Grupo E”, consiste de una estructura larga colocada en el lado oriental de la plataforma, mientras una estructura grande se encuentra en el lado oeste de la plataforma. En el Preclásico Tardío, esta estructura contiene mascarones y muchas veces, cuatro escalinatas. Edificios más pequeños cierran la plataforma en los lados norte y sur. Este patrón ha sido identificado para el Preclásico Medio en Nakbe y Güiro y para el Preclásico Tardío en El Mirador, Tintal y Uaxactun.

 

Escultura

 

Al fin del Preclásico Medio y principios del Preclásico Tardío (400 – 300 AC), hay evidencia de escultura introducida en el cuerpo iconográfico de Nakbe. Los Monumentos 2 y 3 de Nakbe parecen ser muy tempranos en sus motivos y el estilo de su arte. El Monumento 2 incompleto, estaba puesto sobre una plataforma del Clásico Tardío. Evidencias de las actividades rituales relacionadas con el monumento se presentan con ceniza y piedras quemadas alrededor de la escultura, con lascas prismáticas de obsidiana encontradas en el piso. Cientos de vasijas y ollas cerámicas estaban quebradas alrededor del monumento. Este patrón ha sido identificado con otros monumentos Preclásicos en el norte de Petén, específicamente en Tintal. Una ofrenda estaba puesta en una vasija con tapadera directamente debajo de la escultura, pero la ofrenda fue aparentemente robada en la antigüedad o fue de algún material perecedero.

 

La Estela 1 de Nakbe fue encontrada al lado de la Estructura 52 del Grupo Oriental del sitio y es uno de los monumentos más importantes y tempranos en las Tierras Bajas Mayas. Esta estela está quebrada en 45 fragmentos y fue reconstruida fotográficamente por Frederick R. Hillman. La estela tiene 3.5 m de altura y 1.80 m de ancho. La escena consiste de dos seres protagonistas, con pies desnudos, tobilleras y brazaletes con nudos ceremoniales, vestidos en trajes reales y ceremoniales, pero de un estilo muy temprano. Los dos seres tienen placas pendientes de sus cinturones ceremoniales, el del lado derecho con seis placas, mientras el del lado izquierdo tiene tres. El ser del lado izquierdo está indicando arriba con su dedo índice hacia una cabeza al frente del tocado del segundo protagonista.

 

Aunque la escena está borrada en algunos partes debido a su antigüedad y por el daño evidente en la superficie de la piedra, es posible identificar a los protagonistas tallados en la estela. Por medio de los muchos detalles en los vestidos, cinturones y tocados, sugiero que la escena de la Estela 1 es una versión muy temprana de los gemelos héroes (o una representación de ellos por seres históricos), la relación de los cuales recibimos dos mil años más tarde en la forma del Popol Vuh. Los elementos iconográficos en su traje ceremonial y en su tocado indican que, como los gemelos héroes, ambos protagonistas probablemente fueron jugadores de pelota, con el cinturón de jugador tal como se conoce en la figura de la cueva de Loltun, Yucatán. El protagonista del lado izquierdo, que he identificado como Xbalanque, está indicando con el dedo índice hacia arriba a una cabeza con características Olmecoides. Aunque hay mucha información sobre la identidad de la cabeza, sería suficiente indicar aquí que es una versión temprana del Dios E, el Dios del Maíz (Taube 1985), también conocido como Hun Hunahpu, el padre decapitado de los gemelos héroes. Hay indicios que el Popol Vuh es un cuento auténtico con referencias específicas del Clásico Tardío (Coe 1973, 1977, 1978,1989) y del Preclásico (Barba de Piña Chan 1988).

 

He identificado al individuo del lado derecho de la Estela 1 como Hunahpu del Popol Vuh. Esta identificación está basada por el cinturón con la cabeza de T747, zopilote, equivalente a aha(wa) y el número de las placas (6) que están asociadas con Hunahpu (Hun Ahau) en otros contextos. La posición del padre decapitado, Hun Hunahpu, al frente del tocado de Hunahpu, indica la descendencia del nombre y la herencia real del descendiente, un patrón que permaneció por más de 2000 años subsecuentes. Además, la presencia de la cabeza junto con el tocado de Hunahpu indica la posibilidad que Hun Hunahpu del período Preclásico está relacionado al Dios Bufón (Jester) del período Clásico. Encontramos la misma situación en un pedazo de estela revelada por las excavaciones PRIANPEG realizadas en 1990 en El Mirador. Este estaba puesto como un Dios Bufón (Jester) en los mascarones Preclásicos de la Estructura H‑Sub 12 del Grupo H de Uaxactun (Valdés 1990: 48).

 

El fechamiento de la Estela 1 de Nakbe es problemático debido a que la estela fue re‑colocada de su posición original en el período Clásico Tardío (Tepeu 2). Sin embargo, el descubrimiento de un gran altar a 8 m hacia la Estructura 51, sugiere que la estela tal vez estaba asociada con el altar, como es el patrón Maya. Esta enorme piedra, casi 1.80 m de diámetro, estaba sellada completamente debajo de un piso fechado al periodo Mamom. Si la Estela 1 estaba relacionada con el altar, se indica una fecha de mayor antigüedad para la estela de lo que se pensaba antes.

 

Hay otras estelas en la zona de PRIANPEG que son similares a la Estela 2 de Nakbe. Las excavaciones efectuadas en 1990 en Tintal estuvieron concentradas alrededor de la Estela 1. Este monumento está ubicado en una gran estructura triádica en el lado sur del sitio. El monumento fue revelado por depredadores en 1979. Esta enorme estela, hecha en piedra arenisca de color rojo, fue quemada y quebrada en el Clásico Tardío. Sin embargo, los pies del protagonista del monumento son idénticos a los de la Estela 1 de Nakbe, mientras que la presencia de un grafito Preclásico, hecho más tarde sobre la espiga del monumento, sugiere una fecha semejante para el monumento de Tintal.

 

Preclásico Tardío (Chicanel)

 

La fase Kan (300 AC – 150 DC)

 

La identificación de temas mitológicos e ideológicos en monumentos permanentes y públicos es un antecedente a uno de los factores más espectaculares en el desarrollo socio‑político Maya. Este paso consistió en instituir la ideología religiosa hacia un papel más prominente en el arte y arquitectura. Teóricamente, interesa saber si el apogeo ideológico fue el resultado de una tensión ecológica o ambiental, o si fue la transición natural hacia el poder y el control. De todas maneras, la ideología religiosa aparentemente representó la cristalización de la autoridad absoluta de los soberanos Mayas en el norte de Petén. Este acontecimiento ocurrió por lo menos a principios del Preclásico Tardío, ca. 300 AC. En Nakbe, El Mirador, Tintal y Güiro este acontecimiento representó un tremendo esfuerzo para construir edificios de patrón triádico y de un tamaño jamás repetido en el mundo Maya. La construcción de grupos triádicos fue realizada en una gran escala en todo el norte de Petén. Estos consisten en una plataforma que sostiene a tres estructuras, la más grande es central y dos más pequeñas se encuentran una a cada lado del edificio central. La región de PRIANPEG contiene la mayor cantidad de estas estructuras expuestas en el mundo Maya.

 

Edificios y Arte Arquitectónico

 

Las excavaciones mayores en el Templo 1 de Nakbe, un edificio triádico que tiene 45 m de altura, revelaron cuatro mascarones Preclásicos ubicados a los lados de la escalinata central del edificio principal. Los mascarones del edificio superior estaban en muy mal estado, pero evidencias iconográficas grabadas en piedra, así como los restos de estuco, indican que los mascarones formaron parte del panteón Maya ya conocido en otros mascarones Preclásicos de las Tierras Bajas. Las excavaciones hechas por Donald Forsyth en la Estructura 27 del Grupo Occidental determinaron dos mascarones Preclásicos en mejores condiciones. El mascarón excavado por Gustavo Martínez en 1991 en la base de la Estructura 1 estaba en buenas condiciones. Su gran tamaño (11 m x 5 m) y la calidad de su estado actual indica uno de los hallazgos Preclásicos más espectaculares en las Tierras Bajas Mayas. La presencia de la trompa larga en siete mascarones revelados en Nakbe sugiere una consistencia de la deidad indicada. Hansen (1992) ha identificado la deidad representada en las fachadas de la estructuras de Nakbe como el Pájaro Principal (Principal Bird Deity) en la Estructura 1, o en sus varios aspectos reptiles, como los mascarones de la Estructura 27.

 

La presencia de piedra labrada anterior a los mascarones de Nakbe, así como la cerámica asociada, sugiere que los edificios triádicos son anteriores a los mascarones conocidos en El Mirador. Precisamente, los depósitos primarios más profundos recobrados del Complejo Tigre de El Mirador fecharon a 300 AC (Hansen 1990: 209). El notable descenso poblacional de Nakbe en el Preclásico Tardío tal vez fue debido a que El Mirador logró ser el centro de mayor importancia empezando por esta fecha.

 

Las construcciones de El Mirador superaron en tamaño y cantidad a las de Nakbe (Figura 9). La presencia del abundante patrón triádico fue también elaborada por medio de mascarones, tales como los de la Estructura 34 de El Mirador (Hansen 1990; 1991a). La presencia de las garras del jaguar sugieren una posible relación con G‑III, el segundo nacido de la Tríada de Palenque, quien logró ser el sol del inframundo, el jaguar. Las grandes manifestaciones de las deidades retratadas en las fachadas indican el nivel de formalización de la religión en el desarrollo precoz de la civilización Maya.

 

Además, la centralización del trabajo para poder levantar los enormes edificios testifica el nivel socio‑político. Por ejemplo, si hubiéramos colocado la pirámide de Tigre de El Mirador adentro de la Gran Plaza de Tikal, abarcaría los Templos 1 y 2, la Gran Plaza y la Acrópolis del Norte (Hansen 1990: 215). La pirámide de Tigre se fecha por lo menos 700 años antes que la mayoría de estructuras de Tikal. Esta anomalía resalta aun más por el descenso ocupacional en la época Clásica e indica mayor desarrollo en otros lugares de las Tierras Bajas. Hay evidencia preliminar que este hecho pueda atribuirse a una degradación ambiental, aunque los estudios son de carácter preliminar.

Figura 9 Dibujo del complejo Tigre, El Mirador. Se ve el patrón triádico en la gran pirámide de Tigre y la

Estructura 34 al sur de la gran plaza (Hansen 1990).

 

Tumbas formales

 

Para el Preclásico Tardío, los Mayas formalizaron la construcción de tumbas formales. Nuestras investigaciones en Güiro han descubierto la presencia de grandes tumbas de esa época, evidente en las cantidades de cerámica Chicanel todavía presente en las tumbas. Estas tumbas habían sido depredadas en una de las pirámides de patrón triádico. Estaban construidas de una manera poco usual en las Tierras Bajas. Nuestras investigaciones futuras en los edificios triádicos confirmarán si el patrón de la construcción y ubicación de las tumbas sigue en otros casos. Las tumbas encontradas en Güiro contenían murales pintados en negro y azul sobre rojo con evidencia de textos tempranos pintados en los muros.

 

Escritura Temprana

 

El Proyecto PRIANPEG ya ha identificado la presencia de escritura para fines del Preclásico Tardío (ca. 150 AC a 150 DC). Un texto de por lo menos cinco glifos fue encontrado en un tablero de la Estela 2 de El Mirador (Hansen 1991b). La Estela 2 es un monumento sumamente rico en cuanto a su contenido iconográfico y demuestra claramente la presencia de influencias ideológicas. El texto en su forma correcta fue descubierto solamente después de una cuidadosa limpieza del monumento. El diseño y el estilo de los glifos son muy similares al texto del Altar 10 de Kaminaljuyu y la presencia de elementos fonéticos indica la elaboración de la escritura del Preclásico Tardío en el norte de Petén.

 

Exploraciones realizadas por el Proyecto PRIANPEG en Tintal localizaron glifos tempranos. La excavación de rescate efectuada en la base de la Estela 1 de Tintal logró encontrar un depósito de jade que aparentemente evitó ser detectado por depredadores. El depósito consistió de un cráneo con su tocado aparentemente entero formado por un mosaico de 106 pedazos de jade, concha, coral y espinas de mantarraya. El pedazo principal del juego tiene la orilla superior dividida en los tres elementos típicos del emblema del Dios Bufón (Jester), símbolo de autoridad y poder real. Tres elementos en U incisos sobre el jade, se encuentran relacionadas con las tres divisiones por la orilla superior de la pieza.

 

El glifo T518 en su variedad temprana se encuentra en la posición prominente de la pieza. Este glifo se encuentra en textos tempranos como la Estela Hauberg y en Tikal en la Estela 31 y el Hombre de Tikal. La frecuente relación de este glifo con su sufijo wa indica una complementación fonética a la palabra ahau o aha (wa). Otros pedazos del mosaico demuestran una cara en perfil del Dios E o el Dios del Maíz que ha sido recientemente identificado como Hun Hunahpu (Taube 1985, 1989). La falta de cerámica con el depósito de jade hace más difícil fechar la ofrenda. Sin embargo, hubo varios fragmentos de cerámica Chicanel en el relleno dejado por los depredadores. Debido a su forma y estilo, podemos asignar la ofrenda por lo menos al fin del Preclásico Tardío o al Clásico Temprano; se esperan los resultados de las muestras de carbono.

 

El colapso Preclásico

 

El ascenso espectacular de los centros grandes y sus administradores es un fenómeno conocido en otros centros Mesoamericanos, tales como Teotihuacan, pero un desarrollo tan precoz en una fecha tan temprana no está duplicado en Mesoamérica. Sin embargo, muchos de los centros cívicos en el norte de Petén colapsaron al fin del Preclásico Tardío (Hansen 1990). Tal colapso se manifiesta por la presencia de arquitectura y artefactos in situ, sin remodelación o construcción subsiguiente. El proceso de un descenso cultural, tan espectacular como el ascenso, no se comprende todavía y obliga a esperar más investigaciones en la región. Sin embargo, hay indicaciones que la degradación ecológica pudo tener un papel prominente en el colapso, pero la evidencia es preliminar. Las investigaciones de PRIANPEG incluirán orientaciones específicas para determinar los efectos de los grandes centros en el ambiente local.

 

Conclusión

 

La antigüedad de sitios como Nakbe indica que el proceso cultural Maya fue precoz y es más temprano de lo que se pensaba. Esto nos hace comprender también que los primeros Mayas mantenían una mayor autonomía de otras civilizaciones contemporáneas tales como los Olmecas.

 

El desarrollo cultural que empezó tan fuertemente en Nakbe y Güiro fue superado por la construcción de los grandes centros de El Mirador y Tintal. Estos enormes sitios seguramente dominaron esta región política y económicamente en el Preclásico Tardío, como está manifestado en el tamaño y cantidad de estructuras. El colapso de estos centros al final del Preclásico Tardío (ca. 150‑250 DC) seguramente tuvo repercusiones en toda el área Maya, y sitios menores en el Preclásico florecieron, como Tikal, Uaxactun, Calakmul y muchos otros. El desarrollo de los grandes centros de la época Clásica está basado en el cimiento cultural de antecedentes firmemente identificados en el Preclásico.

 

 

REFERENCIAS

 

Adams, Richard E. W. (ed)

1977   The Origins of Maya Civilization. School of American Research, University of New Mexico Press, Albuquerque.

 

Barba de Piña Chan, Beatriz

1988   Buscando Raíces de Mitos Mayas en Izapa. Ediciones de la Universidad Autonoma del Sureste, Campeche, México.

 

Carmona Macias, Martha (coordinadora)

1989   El Preclásico o Formativo: Avances y Perspectivas. Seminario de Arqueología: “Dr. Roman Piña Chan.” Museo Nacional de Antropología, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México.

 

Coe, Michael D.

1973   The Maya Scribe and His World. Club Grolier, New York.

 

1977   Supernatural Patrons of Maya Scribes and Artists. En Social Processes in Maya Prehistory: Studies in Honor of Sir Eric Thompson (editado por Norman Hammond):327‑347. Academic Press, New York.

 

1978   Lords of the Underworld: Masterpieces of Classic Maya Ceramics. Princeton University Press, Princeton, New Jersey.

 

1989   The Hero Twins: Myth and Image. En The Maya Vase Book: A Corpus of Rollout Photographs of Maya Vases (editado por Justin Kerr):161‑184. Kerr Associates, New York.

 

Coe, William R.

1965   Tikal, Guatemala, and Emergent Maya Civilization. Science 147:1401‑1419.

 

Dahlin, Bruce H., John E. Foss y Mary E. Chambers

1980   Project Acalches: Reconstructing the Natural and Cultural History of a Seasonal Swamp at El Mirador, Guatemala: Preliminary Results. En El Mirador, Petén, Guatemala: An Interim Report (editado por Ray Matheny):37‑57. Papers of The New World Archaeological Foundation, No. 45. University of Brigham Young, Provo, Utah.

 

Demarest, Arthur A., Robert Sharer, William Fowler, Jr., Elizabeth King, J. Fowler, J. Hoopes y Ronald Bishop

1984   Proyecto El Mirador de la Harvard University 1982‑1983. Mesoamérica 7:1‑160.

 

Forsyth, Donald W.

1980   Report on Some Ceramics from the Peten, Guatemala. En El Mirador, Peten, Guatemala: An Interim Report. Papers of the New World Archaeological Foundation, No. 45 (editado por Ray T. Matheny):59‑82. Brigham Young University, Provo, Utah.

 

1983   Investigations at Edzna, Campeche, Mexico: Ceramics. Papers of the New World Archaeological Foundation, No. 46, Vol. 2. Brigham Young University, Provo, Utah.

 

1989   The Ceramics of El Mirador, Petén, Guatemala. El Mirador Series, Part 4, Papers of the New World Archaeological Foundation No. 63. Brigham Young University, Provo, Utah.

 

1990   Un estudio comparativo de la cerámica temprana de Nakbe. Ponencia, Cuarto Simposio de Arqueología Guatemalteca, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

Freidel, David A.

1981   Civilization as a State of Mind: The Cultural Evolution of the Lowland Maya. En The Transition to Statehood in the New World (editado por G. D. Jones y R. R. Kautz):188‑227. Cambridge University Press, England.

 

Freidel, David y Linda Schele

1988   Symbol and Power: A History of the Lowland Maya Cosmogram. En Maya Iconography (editado por Elizabeth Benson y Gillet Griffin):44-93. Princeton University, New Jersey.

 

Graham, Ian

1967   Archaeological Explorations in El Peten, Guatemala. Middle American Research Institute, Pub. 33. Tulane University, New Orleans.

 

Hansen, Richard D.

1984   Excavations on Structure 34 and the Tigre Area, El Mirador, Peten, Guatemala: A New Look at the Preclassic Lowland Maya. Tesis de Maestría, Brigham Young University, Provo, Utah.

 

1987   OrÍgenes y Desarrollo: Un Informe de los Estudios Realizados en el Sitio Arqueológico Nakbé, Petén, Guatemala. Reporte entregado al Instituto Nacional de Antropología e Historia de Guatemala, Guatemala.

 

1990   Proyecto Regional de Investigación Arqueológica en el Norte del Petén, Guatemala: Temporada de 1990. Reporte entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala, Guatemala.

 

1991a The Maya Rediscovered: The Road to Nakbe. Natural History 5 (91):8‑14.

 

1991b Investigaciones Arqueológicas en Petén, Guatemala: Una Vista Diacrónica de los Orígenes Mayas. 450 Aniversario de la Fundación de Campeche, México, Universidad Autónoma del Sureste, Campeche, México.

 

1991c An Early Maya Text from El Mirador, Guatemala. Research Reports on Ancient Maya Writing, 37. Center for Maya Research, Washington, D.C.

 

1992   The Archaeology of Ideology: A Study of Maya Preclassic Architectural Sculpture at Nakbe, Peten, Guatemala. Tesis Doctoral, University of California, Los Angeles.

 

Heizer, Robert F. y John A. Graham

1971   Observations on the Emergence of Civilization in Mesoamerica. Contributions of the University of California Archaeological Research Facility, No. 11. University of California, Berkeley.

 

Howell, Wayne K.

1989   Excavations in the Danta Complex at El Mirador, Petén, Guatemala. En Excavations at El Mirador, Petén, Guatemala: The Danta and Monos Complexes. El Mirador Series Part 2, Papers of the New World Archaeological Foundation Vol. 60. Brigham Young University. Provo, Utah.

 

Madeira, Percy

1931   An Aerial Expedition to Central America. The Museum Journal 22 (2):93‑154. Museum of the University of Pennsylvania, Philadelphia.

 

Matheny, Ray T.

1986   Investigations at El Mirador, Peten, Guatemala. National Geographic Research 2:332‑353.

 

1987   Early States in the Maya Lowlands during the Late Preclassic Period: Edzna and El Mirador. En City States of the Maya: Art and Architecture (editado por Elizabeth P. Benson):1-44. Rocky Mountain Institute for Pre‑Columbian Studies, Denver.

 

 

 

Matheny, Ray T., Deanne L. Gurr, Donald W. Forsyth y F. Richard Hauck.

1983   Investigations at Edzna, Campeche, Mexico. Vol. 1, Part 1: The Hydraulic System. Papers of the New World Archaeological Foundation, No. 46, Brigham Young University, Provo, Utah.

 

Morley, Sylvanus G.

1937‑8 The Inscriptions of Peten. Carnegie Institution of Washington, Pub. 437, Vols. 1‑5. Washington, D.C.

 

Pendergast, David M.

1981   Lamanai, Belize: Summary of Excavation Results 1974‑1980. Journal of Field Archaeology 8 (1):29‑53.

 

Robertson, Robin A. y David A. Freidel

1986   Archaeology at Cerros Belize, Central America: Vol. I, An Interim Report. Southern Methodist University Press, Dallas, Texas.

 

Sharer, Robert J. y David W. Sedat

1987   Archaeological Investigations in the Northern Maya Highlands, Guatemala: Interaction and the Development of Maya Civilization. University Museum, Monograph 59. University of Pennsylvania Press, Philadelphia.

 

Taube, Karl

1985   The Classic Maya Maize God: A Reappraisal. En Fifth Palenque Round Table, 1983. Vol. VII (editado por Merle Greene Robertson y Virginia M. Fields):171‑181. Pre‑Columbian Art Research Institute, San Francisco.

 

1989   The Maize Tamale in Classic Maya Diet, Epigraphy, and Art. American Antiquity 54 (1):31‑51.

 

Valdés, Juan Antonio

1990   Observaciones Iconográficas sobre las Figuras Preclásicas de Cuerpo Completo en el Area Maya. Estudios 2-90:23‑49. Instituto de Investigaciones Históricas, Antropológicas y Arqueológicas, Escuela de Historia, Universidad de San Carlos, Guatemala.