Asociación Tikal

11 EL DUENDE: EXCAVACIONES EN UN SECTOR CEREMONIAL Y HABITACIONAL DEL SITIO DE DOS PILAS, PETÉN Héctor Escobedo, María Teresa Robles y Lori E. Wright – Simposio 04, Año 1990

Descargar este archivo en formato PDF

Escobedo, Héctor, María Teresa Robles y Lori E. Wright

1992    El Duende: Excavaciones en un sector ceremonial y habitacional del sitio de Dos Pilas, Petén. En IV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1990 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Brady), pp.119-124. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

11

EL DUENDE:

EXCAVACIONES EN UN SECTOR CEREMONIAL Y HABITACIONAL DEL SITIO DE DOS PILAS, PETÉN

Héctor Escobedo

María Teresa Robles

Lori E. Wright

Como parte de las actividades de la temporada de campo de 1990, el proyecto Arqueológico Regional Petexbatun inició una serie de investigaciones en el sector monumental de Dos Pilas conocido como el Duende (Escobedo et al 1990). Los estudios incluyeron excavaciones en las estructuras P5-6, P5-7, O5-9; en el grupo O5-4 y en las murallas defensivas. Además se realizaron trabajos de rescate en las estructuras O5-10, O5-11 y en la cueva de El Duende.

Localización

El complejo arquitectónico El Duende se localiza aproximadamente 1 km al este de la Plaza Mayor de Dos Pilas (Figura1). Situado sobre la parte más alta del relieve del sitio, El Duende comprende diversos conjuntos de estructuras ceremoniales y habitacionales, murallas defensivas concéntricas, monumentos esculpidos, altares y paneles lisos. Tales elementos señalan la importancia de este sector de Dos Pilas durante el período Clásico Tardío, en especial, en la época de reinado del Gobernante 2.

Estructura P5-7

La Estructura P5-7, más conocida como pirámide de El Duende, es el edificio de mayor elevación en Dos Pilas, llegando a alcanzar los 20 m de altura. Orientada hacia el norte, esta estructura se encuentra asentada sobre cinco terrazas naturales artificialmente modificadas que le dan un aspecto monumental. Su exploración incluyó la excavación del templo en la cima de la pirámide. Se descubrió que se trata de una cámara alargada y estrecha que tiene tres pórticos de acceso.

En su parte central, adosados al muro posterior, se determinó la presencia de tres paneles lisos de piedra caliza, que sobrepasan los dos metros de altura (Figura 2). La parte interior de la cámara, también presentó escombros de la bóveda derrumbada, muros de mampostería, pisos de estuco pintados de rojo y decoraciones iconográficas hechas de estuco modelado que deben haber cubierto las paredes del templo.

La excavación de la Estructura P5-7 reveló además, algunos hallazgos de interés. Se descubrieron cuatro entierros cremados (Nos. 6-8, 15) y el Depósito Especial 4, un escondite ritual que contenía artefactos excéntricos (Palka y Escobedo, en este volumen). Los entierros fueron localizados sobre los escombros del templo, muy cerca de la superficie (Figura 3). Se considera que se encontraban representados no menos de ocho individuos de diferentes sexos y edades. Gran cantidad de ceniza y carbón en asociación con los restos óseos indicaba que la cremación de los mismos se practicó in situ. Todos los entierros tenían un ajuar funerario similar (Figura 4)

Contenían cerámica del Clásico Tardío, cuentas de hueso y jade, conchas de las especies marginella y oliva, dientes perforados de felino grande, fragmentos de hematita pulida, orejeras de concha, puntas de proyectil de pedernal y navajas prismáticas de obsidiana. Además, en uno de los entierros se localizaron algunos fragmentos de caparazón de tortuga.

image001

Figura 1

image003

Figura 2

image005

Figura 3

image007

Figura 4

Estructura P5-6

Situada atrás de la Estructura P5-7, al este de la plazuela del Grupo P5-2 (Figura 1), esta estructura baja fue parcialmente explorada para verificar si como lo sugerían rasgos superficiales, tenía forma de C. Desafortunadamente, el grado de destrucción que presentó impidió la identificación adecuada de su planta. Su alto deterioro sugiere que pudo haber sido utilizada como cantera por los constructores de las murallas defensivas durante el sitio de Dos Pilas.

Grupo 05-6

Este grupo se localiza al suroeste de la Estructura P5-7 (Figura 1). Está integrado por las estructuras P5-8, P5-9, P5-10 y P5-29, que comprenden montículos habitacionales cuya altura oscila entre los 0.50 m y los 3.00 m. Las excavaciones incluyeron algunos pozos de sondeo en el patio y alrededores del grupo, con el objetivo de localizar basureros domésticos. Además, se excavó de manera parcial la Estructura O5-9.

Estructura P5-9

Localizada al sur del patio del Grupo O5-3, sobre un basamento que también sostiene a la Estructura P5-10, la mayor de este grupo. Fue excavada con el propósito de conocer sus características arquitectónicas. Su mala preservación impidió determinar la presencia de cuerpos y escalinatas. Sin embargo, se pudo establecer la existencia de una cámara quizá abovedada, con muros de buena mampostería y piso de estuco. También pudo conocerse la presencia de una subestructura con dos pisos estucados consecutivos (Figura 5).

image009

Figura 5

Murallas defensivas

La pirámide de El Duende se encuentra circundada por tres murallas defensivas concéntricas (Figura 1). Dos sectores de ingreso se excavaron en la muralla intermedia y en la interior. La planta de las entradas revelada por las excavaciones, apoya la hipótesis que las murallas defensivas estuvieron empalizadas durante su funcionamiento. En marcado contraste con las murallas defensivas de la Plaza Mayor de Dos Pilas, las murallas de El Duende no fueron muy elaboradas y en su mayor parte se les construyó por piedras sin cantear.

Rescates

Se sabe que entre 1975 y 1980, saqueadores realizaron dos grandes trincheras en los ejes normativos de las estructuras O5-10 y O5-11, así como también varios pozos en el interior de la cueva de El Duende.

De acuerdo a uno de los objetivos generales del proyecto, el rescate de los vestigios arqueológicos de la región de Petexbatun, se hizo recolección de grupos de artefactos desechados por los depredadores. Además, se registraron los rasgos arqueológicos puestos en evidencia por las depredaciones. Se realizaron dibujos (Figura 6), fotografías y finalmente el relleno de estas excavaciones ilícitas, con el objetivo de evitar la posibilidad de un eventual derrumbe de los edificios.

image011

Figura 6

 

Análisis de la cerámica

Recién concluida la temporada de campo en junio de 1990, se realizó un análisis preliminar de la cerámica recuperada por las excavaciones. Es interesante que con la notable excepción del material cerámico de la cueva de El Duende, toda la cerámica del sector investigado date del período Clásico Tardío. En la muestra se encuentran representados los tipos Cambio sin Engobe, Encanto Estriado, Chaquiste Impreso, Saxche/Palmar Naranja Policromo, Tinaja Rojo, Subin Rojo, Pantano Impreso, Infierno Negro, Camarón Inciso, Achiote Negro y Mateo Inciso.

En resumen, los hallazgos y resultados preliminares de las exploraciones en El Duende indican que este sector de Dos Pilas tuvo una gran importancia y que su época de ocupación fue breve, situándose entre el 700 y el 870 d.C.

REFERENCIAS

Escobedo, Héctor, Lori Wright, Oswaldo Chinchilla, Stacey Symonds y María Teresa Robles

1990     Operación DP8: Investigaciones en “El Duende”. En Proyecto Arqueológico Regional Petexbatún: Informe Preliminar No. 2, Segunda Temporada 1990 (editado por Arthur A. Demarest y Stephen Houston), pp.277-333. Reporte entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala, Guatemala.