Asociación Tikal

24 LA ARQUEOLOGÍA DE LA CUEVA NAJ TUNICH: PATRONES DE UTILIZACIÓN RITUAL James E. Brady y Sandra Villagrán de Brady – Simposio 02, Año 1988

Descargar este artículo en formato PDF

Brady, James E. y Sandra Villagrán de Brady

1991  La arqueología de la cueva Naj Tunich: Patrones de utilización ritual. En II Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1988 (editado por J.P. Laporte, S. Villagrán, H. Escobedo, D. de González y J. Valdés), pp.179-186. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala. 

24 

LA ARQUEOLOGÍA DE LA CUEVA NAJ TUNICH: PATRONES DE UTILIZACIÓN RITUAL

James E. Brady

Sandra Villagrán de Brady

Se presenta un pequeño sumario de los resultados de las exploraciones arqueológicas del sitio de Naj Tunich. Naj Tunich es una cueva ubicada en las Montañas Mayas a 30 km al sureste del municipio de Poptun, del departamento de Petén, y a unos 5 km de la frontera beliceña (Figura 1). Las temporadas de trabajo de campo en la cueva se efectuaron en 1981, 1982, 1986 y 1988. El trabajo de gabinete se llevó a cabo de 1984 a 1986. Hasta ahora la cueva es mejor conocida por las inscripciones y dibujos que contiene, pero, esta plática se concentrara en algo menos conocido, como lo es, la impresionante representación de vestigios arqueológicos.

La entrada consiste de una cámara grande con más de 150 m de largo. Los dos tercios del oeste consisten de un piso plano y ancho. El tercio del este contiene un levantamiento natural el cual ha sido modificado por una serie de paredes retenedoras que hacen un balcón de dos niveles. Esta es la construcción más grande que hasta ahora se haya reportado en una cueva Maya. En el nivel alto del balcón hay siete tumbas de mampostería, ya saqueadas, las cuales son las únicas tumbas hasta ahora reportadas en una cueva Maya. Una de las cámaras, La Cámara de la Pila, en el nivel alto, tiene una presa, lo que causa que el agua se estanque y se forme una pila pequeña. Se echaron ofrendas en la pila y estas fueron encontradas cementadas en el piso.

Al sistema de túnel se llega desde el nivel alto del balcón. Consiste de un pasaje central de aproximadamente 300 m de largo y 15 m de ancho, el cual se divide entre rama este y rama oeste (Figuras 2 y 3). Todas las inscripciones, estan ubicadas en el sistema de túnel; y no se encuentran en las mismas áreas donde estan los artefactos. Esto parece haber sido una elección deliberada por parte del dibujante Maya de no hacer sus dibujos en áreas donde se habían hecho rituales. Las características más importantes en el sistema de túnel son la pila de agua y una plataforma pequeña de tierra, que estan asociadas, las que estan ubicadas en el túnel central. La otra característica de importancia es un pozo profundo al final de la rama este llamado Pozo Silencioso. En esta temporada, se descubrió que el pozo contiene agua aún, en pleno verano.

En este artículo se tratará a Naj Tunich, desde el punto de vista, que la primera función de la cueva fue ritual y no habitacional. Solamente se usaron cuevas por largos periodos de habitación en áreas de frío extremo. Cuando las cuevas se usan para habitación, los habitantes tienden a usar albergues de piedra o la entrada de las cuevas. En este respecto, Naj Tunich, no se presta, para habitar, pues el piso de la entrada cae precipitosamente al punto que uno pasa más adentro del techo saledizo. El ancho y plano piso de la entrada se compone de aluvión, lo que indica, que periódicamente el piso se inunda y se encuentra húmedo y mojado durante todo el año. El balcón tampoco es un buen candidato para habitar ya que tiene muy poca luz y cuando se enciende fuego en la entrada esta se envuelve muy rápido en una nube de humo sofocante. La cantidad de trabajo que se requiere para construir la serie de paredes retenedoras elaboradas es también inconsistente con la construcción residencial de la no-elite.

El sistema de túnel se puede descartar muy fácilmente como sitio habitacional, ya que no hay luz y hay muy poco movimiento de aire entre los túneles y el fuego de las antorchas para alumbrar, llenarían el área de humo rápido. En el sistema de túnel no hay evidencia de depósitos de material que uno encontraría si este fuera habitacional.

 

24-88-fig-01

Figura 1  Ubicación de Naj Tunich, Petén

 

 

24-88-fig-02

Figura 2  Planta de un sector de Naj Tunich

 

 

24-88-fig-03

Figura 3  Sección A-A

Es posible que un número pequeño de personas habitaran en la cueva por poco tiempo, probablemente como parte de alguna actividad ritual, pero en tales casos la residencia debe considerarse en el contexto de funcionamiento ritual y no habitacional.

El fechamiento de la utilización de la cueva no es firme todavía, así que la reconstrucción que se presenta a continuación debe considerarse tentativa. El uso más temprano de la cueva no se ha determinado. La presencia de fechas de radiocarbono de los tiempos Preclásico Medio tal vez refleje un uso no intenso temprano, pero esto es incierto.

Los niveles más bajos de los pozos y trincheras parecen representar un estrato puramente Preclásico Tardío, lo que puede ser el uso intenso más temprano de la cueva y que tal vez ante-feche la construcción del balcón. Al fondo de los pozos, en la tierra estéril hay perfiles de un gran número de hoyos de estacas, los que probablemente representan vestigios de “mesas”, usadas comúnmente en las ceremonias Mayas. Los depósitos de superficie no se pueden fechar con certeza, pero hay indicaciones de que los rituales en el sistema de túnel durante este tiempo se concentraron en el área alrededor de la pila y en el Pozo Silencioso.

La mayoría de los suelos encontrados en la excavación en el nivel alto del balcón fechan Protoclásico y se cree que la construcción del balcón fecha de este periodo. La preponderancia de la cerámica Protoclásica en la mayoría de los lotes recogidos de la superficie en el balcón y el casi puramente fechamiento Protoclásico de la cerámica del piso de la entrada también sugieren que este fue el periodo de uso más intenso de la entrada.

El uso de la cueva durante el Protoclásico parece girar alrededor del balcón como el escenario central ceremonial. La casi completa ausencia de tiestos de ware Naranja del periodo Protoclásico en el sistema de túnel sugiere que esta área no fue usada. Esto puede implicar que la pared caída de estalagmitas cortadas que una vez bloqueó la entrada al sistema de túnel fue construida al final del Preclásico Tardío o al principio del Protoclásico. La pila en el sistema de túnel que fuera el foco de actividad en el Preclásico Tardío pudo haber sido reemplazada por la pila artificial en el balcón. La cerámica cementada en el suelo de la Cámara de la Pila indica que la pila funcionaba durante este tiempo. La Estructura 1 fue probablemente construida durante el Protoclásico como un santuario religioso. Durante este periodo las Estructuras 5, 6, y 7 fueron construidas para servir como tumbas.

El periodo Clásico Temprano pudo haber sido de decadencia en Naj Tunich cuando los patrones rituales pudieron estar cambiando. La escasez de policromos durante el Clásico Temprano en el balcón demuestra la decadencia en la cantidad de actividad ritual en el balcón. Sin embargo, esto esta lejos de ser cierto, ya que muchos arqueólogos ahora sospechan que el supuesto hiato en el Clásico Temprano tal vez simplemente refleja la continuación de los tipos de cerámica Preclásica en el Clásico Temprano. Una indicación de cambio puede ser la conversión de la Estructura 1 en una tumba durante este tiempo lo que también puede sugerir la suspensión de la clase de ritos que se llevaron a cabo aquí.

Durante el Clásico Tardío, hay un incremento en la cantidad de material cerámico policromo pero no se aproxima al nivel Protoclásico. Tres tumbas elaboradas, las Estructuras 2, 3 y 4 fueron construidas en el balcón durante este tiempo. En el sistema de túnel, los dibujos e inscripciones fueron pintados en las paredes durante el siglo VIII.

Hay muy poca evidencia del uso Postclásico de la cueva. Hasta la fecha solo un tiesto Postclásico ha sido identificado. Sin embargo, el fechamiento de hidratación de la obsidiana, parece sugerir que la cueva era todavía frecuentada. Esto no parece raro ya que se ha reportado evidencia de ocupación Postclásica en el área de Poptun (Shook y Smith 1950). La falta de tiestos puede que simplemente signifique que los visitantes Postclásicos no trajeron ofrendas en vasijas de cerámica.

Mientras que Naj Tunich no esta entre la clase de cuevas grandes y largas que se conocen, es nada menos que una cueva grande. Dado su tamaño es sorprendente que la cueva no es físicamente uniforme y que las áreas se diferencien una de otra. Estas diferencias parecen haber sido reconocidas por los Mayas en su utilización de la cueva. En el nivel más denso, se puede dar el caso por la diferencia entre la entrada y el sistema de túnel. La diferencia se refleja en la elección de lugares para actividades rituales que a la vez se cree que reflejan diferencias en el patrón del funcionamiento ritual.

La actividad en el sistema de túnel tiende a estar en lugares contra la pared, y casi nunca en el centro del pasaje. El material se encuentra usualmente en alcobas en la pared o en espacios debajo de rocas que sobresalen de la pared. Los artefactos se limitan generalmente a tiestos de cerámica, pero también se encontraron navajas de obsidiana y tiestos de joyería; señales de quema se encontraron con frecuencia y tres mazorcas pequeñas se encontraron asociadas con estos rasgos.

El uso de alcobas refleja una clara preferencia por espacios restrictivos. Esto sugiere un patrón al que llamaré rituales privados los que, por falta de espacio, fueron seguramente restrictos a solamente uno o a pocos individuos. Una indicación que la elección de espacios restrictivos era deliberada es que las mismas características fueron incorporadas en ciertas estructuras religiosas. En Cozumel, la característica que define las capillas o santuarios es su tamaño pequeño. Freidel y Sabloff (1984:49) hacen notar que:

En las estructuras del extremo bajo de la hilera el tamaño es lo suficientemente grande para admitir a un solo individuo, en cambio las estructuras grandes en este grupo pudieron acomodar a varios individuos a un mismo tiempo. La descripción de los tiestos encontrados en el interior de tales estructuras y el espacio limitado del suelo en este tipo lleva a deducir que estas estructuras fueron utilizadas en primer lugar para el alojamiento de ídolos y el depósito de objetos rituales. La cantidad de la actual actividad ritual debió haber sido severamente limitada. Solo unos pocos testigos, por ejemplo, pudieron presenciar un sacrificio dentro de la estructura.

Freidel y Sabloff (1984:49) reconocen que aunque el espacio restrictivo permitía sólo a uno o a pocos individuos a participar dentro de la estructura, otros tal vez participaron desde afuera. Un patrón similar es posible en Naj Tunich en el cual un gran número de gente pudo ocupar el túnel alrededor de la alcoba. Sin embargo, si este fuera el patrón, uno esperaría encontrar grandes concentraciones de carbón de las antorchas extendiéndose alguna distancia de la alcoba. Tal evidencia no ha sido encontrada como un patrón general.

La razón por la elección de espacios restrictivos es menos clara. Leventhal (citado en Freidel y Sabloff 1984:49) ha discutido que una importante característica que une a todas estas estructuras es un área de acceso angosta conduciendo a un espacio pequeño y encerrado. Esta característica de edificios religiosos en Cozumel crea el concepto de privacidad y el aspecto no público del interior del espacio religioso. Si Leventhal está en lo correcto, entonces Naj Tunich claramente ha tomado el concepto de calidad de privacidad y carácter sagrado un paso más al aislar, el espacio restrictivo en lo recóndito de una cueva obscura.

Este aspecto privado de ritual de cuevas puede contrastarse con lo que pudo haber sido como áreas de posible ritual público. El balcón es el mejor candidato para esto. Hay amplio espacio en cada nivel del balcón para cientos de espectadores y para muchos más en el piso de la entrada. Hasta el presente no hay evidencia definitiva de grandes rituales públicos en la cueva, la existencia de los mismos es propuesta basándose en lo siguiente:

  1. Grandes rituales públicos en cuevas, con la participación de la mayoría de los aldeanos, o al menos por la mayoría de la población masculina, son conocidos etnográficamente en otras áreas (LaFarge 1947:124; Toor 1947:35‑36; Goubaud Carrera 1949:35; Gould 1968:167; Nash 1970:22‑23; Thompson 1970:268), y han sido observados en Naj Tunich, de manera que no es desrazonable el sospechar que también ocurrieron en tiempos prehistóricos.
  1. El balcón fue una estructura pública ya que la cantidad de construcción en el balcón demuestra un esfuerzo de construcción pública en el sentido de que el trabajo tuvo que haberse contratado a nivel gobierno y no en el ámbito de familia o parientes. Tales construcciones se usan en manifestaciones públicas.
  1. Al visitar varias cuevas cerca de Naj Tunich, ninguna contenía los grandes espacios cerrados que se encuentran en esta última en la cámara de la entrada. Yo estoy convencido de que la cantidad de espacios cerrados fue un factor en la elección de Naj Tunich para más elaboración. Si este fuera el caso, entonces parece razonable que este espacio fuera utilizado.

La entrada de la cueva también pudo haber servido una función pública si Naj Tunich fuera un centro regional de peregrinaje. Esta posibilidad es sugerida por la gran elaboración en la forma de construcción que la cueva ha recibido. El hecho que glifos emblemas de varios sitios en lugar de un sólo gobierno, se encuentra en las inscripciones sugiriendo que muchos sitios en el área tuvieron acceso a la cueva y ocasión de usarla. Peregrinaciones a lugares sagrados estan bien documentadas ambas etnográfica (Tozzer 1907:148; Reed 1964) y etnohistóricamente (Tozzer 1941:109) en la literatura del área Maya y en la Mesoamericana (Martínez Marín 1972; Horcasitas 1972:53‑73; Weitlaner 1941:268‑273; Giménez 1978:70‑72; Lee 1978:3‑4; Kubler 1985) en conjunto. Y finalmente, estos sitios de peregrinación son con frecuencia cuevas (Martínez Marín 1972; Giménez 1978:70‑72; Tozzer 1941:109; Reed 1964).

En este caso debe enfatizarse que mientras la distinción pública contra la privada ha sido presentada en términos de la entrada contra el sistema de túnel, hay un número de excepciones al patrón general. Aunque, casi todos los lotes recogidos del sistema de túnel fueron encontrados en alcobas, aproximadamente un seisavo de los lotes del balcón también viene de tales lugares.

La plataforma pequeña de tierra cerca de la pila de agua en el sistema de túnel también es una excepción que cae en alguna parte entre el balcón en un extremo y en las alcobas en el otro. Mientras que no representa un gran espacio encerrado, el túnel se ensancha en este punto así que quizás unas cien personas podrían participar del ritual llevado a cabo encima de la plataforma.

Aunque la plataforma de tierra en el sistema de túnel representa una función pública y las alcobas del balcón fueron usadas para rituales privados, hay, no obstante, una fuerte tendencia para que los artefactos en el sistema de túnel estén asociados con rituales privados, mientras que la función más importante de la entrada era la manifestación pública.

El análisis aquí presentado se ha concentrado en la distinción entre áreas de ritual público y privado, pero debe notarse que esto no parece haber sido el único factor reconocido por los Mayas en su utilización de la cueva. Por ejemplo, ya se ha presentado en otra parte (Brady 1988), la diferencia entre las áreas húmedas y las áreas secas. Sin embargo, se analizó aquí la distinción pública contra la privada, porque parece representar la diferencia más básica y más importante en la utilización ritual del espacio de Naj Tunich.

REFERENCIAS

Brady, James E.

1988   The Archaeology of Naj Tunich Cave. Reporte presentado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

 

Freidel, David A. y Jeremy Sabloff

1984   Cozumel: Late Maya Settlement Patterns. Academic Press, Orlando.

 

Giménez, Gilberto

1978   Cultura popular y religión en el Anahuac. Centro de Estudios Ecúmenicos, México.

 

Goubaud Carrera, Antonio

1949   Notes on San Juan Chamelco, Alta Verapaz. Notes of Middle American Cultural Anthropology, University of Chicago, Chicago.

 

Gould, Richard

1968   Archaeology. Mayan Cave Discoveries, por Russell H. Gurnee et al., Explorers Journal 46 (3):164‑167.

 

Horcasitas, Fernando

1972   Life and Death in Milpa Alta: A Nahuatl Chronicle of Diaz and Zapata. University of Oklahoma Press, Norman.

 

Kubler, George

1985   Pre‑Columbian Pilgrimages in Mesoamerica. En Fourth Palenque Round Table, 1980, Vol.VI, (editado por Elizabeth P. Benson), pp.313‑316. Pre‑Columbian Art Research Institute, San Francisco.

 

LaFarge, Oliver

1947   Santa Eulalia: The Religion of a Cuchumatan Indian Town. University of Chicago Press, Chicago.

 

Lee, Thomas A., Jr.

1978   Introduction. En Mesoamerican Communication Routes and Cultural Contacts (editado por Thomas A. Lee y C. Navarrete), pp.1‑4. Papers of the New World Archaeological Foundation, No.40, Provo.

 

Martínez Marín, Carlos

1972   Santuarios y Peregrinaciones en el México Prehispánico. En Religión en Mesoamérica: XII Mesa Redonda (editado por Jaime Litvak King y Noemí Castillo Tejero), pp.161‑176. Sociedad Mexicana de Antropología, México.

 

Nash, June

1970   In the Eyes of the Ancestors: Belief and Behavior in a Maya Community. Yale University Press, New Haven.

 

Reed, Nelson

1964   The Caste War of Yucatan. Stanford University Press, Stanford.

 

Shook, Edwin M. y Robert E. Smith

1950   Descubrimientos arqueológicos en Poptun. Antropología e Historia de Guatemala 2 (2):3‑15. IDAEH, Guatemala.

 

Thompson, J. Eric S.

1970   Maya History and Religion. University of Oklahoma Press, Norman.

 

Toor, Frances

1947   A Treasury of Mexican Folkways. Crown Publishers, New York.

 

Tozzer, Alfred M.

1907   A Comparative Study of the Mayas and the Lacandones. Archaeological Institute of America, New York.

 

1941   Landa’s Relación de las Cosas de Yucatán. Papers of the Peabody Museum of American Archaeology and Ethnology, Vol.18, Cambridge.

 

Weitlaner, Roberto J.

1941    Chilacachapa y Telelcingo. El México Antiguo 5 (7‑10):255‑300.