Asociación Tikal

Descarga este artículo en formato PDF

Herman, Carlos H.

1994     Descubrimientos especiales en Balberta central. En I Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1987 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Villagrán), pp.42-45. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

9

DESCUBRIMIENTOS ESPECIALES EN BALBERTA CENTRAL

Carlos H. Herman

El centro de Balberta comprende una plataforma con varios montículos encima y una serie de montículos mayores alineados, en este caso se refiere a un área específica de la plataforma.

En dicha plataforma se pueden observar varios montículos cuya función posiblemente fue doméstica. Todos los montículos fueron excavados, al entrar dentro del programa de excavación de la temporada 1986. Se trabajó con el objetivo de realizar pruebas en todos los montículos encima de la plataforma, para establecer una idea más concreta de las fases de la construcción y la ocupación del sitio en sus diferentes etapas. El método utilizado durante estas excavaciones es una modificación del método aleatorio.

La operación Bal 27 se ubica en el segundo nivel de la plataforma en la región suroeste, sobre un montículo el cual tiene o presenta las siguientes dimensiones: de este a oeste 25 m, de norte a sur 30 m y una altura de 1.10 m. Dicha operación presenta un azimut de 12.5º. Bal 27 comprende cuatro suboperaciones que es lo establecido para trabajar en la plataforma.

Al iniciar los trabajos de excavación se localizó una capa de barro, la cual hasta el momento no ha sido posible definir si es una formación natural o por el contrario es parte de una estructura, la cual se localiza muy cerca de la superficie, su forma es bastante irregular, presenta una profundidad que varía de 0.16 a 0.60 m. Se ha mantenido una interrogante hasta la actualidad: si esta capa pertenece a una estructura, ¿cómo ha logrado mantenerse en forma intacta una parte de ella, por la constante tractorización del área debido a la siembra?

La textura que presenta esta capa de barro de color café claro en el exterior y gris claro entre dicho barro, o sea el relleno mezclado con piedra pequeña, es compacto.

En esta fase se procedió a expandir la operación por el hallazgo de 11 fragmentos de obsidiana verde, entre lascas, navajas y fragmentos de puntas de proyectil (siendo su procedencia Pachuca, Hidalgo, México), hallándose todas encima de la capa de barro. Dicha expansión se realizó hacia el sur, este y oeste, en donde continuó la capa de barro; hacia el norte también se procedió a expandir, pero en esta área no se estableció la continuidad de dicha capa. Alrededor del área en donde no se establece la capa de barro se encontró aproximadamente 15 fragmentos de obsidiana verde en los niveles 1 y 2, que tienen una profundidad de 0 a 0.60 m, siendo más denso el hallazgo de la obsidiana verde.

Con el encuentro de la obsidiana verde y otro artículo no local, como la cerámica Naranja Delgada y cinco fragmentos policromos Mayas, se puede establecer el intercambio de artículos suntuarios para el grupo dominante, debido a que la obsidiana verde no sería utilizada por cualquier persona y su uso se restringía al grupo elitista, casi exclusivamente. Esto indicaría desde ya una división de clases y por consiguiente una división de trabajo.

El área total excavada en donde se localizó la capa de barro es de 24 m², continuando hacia el sur y oeste posiblemente, cortándose bruscamente hacia el norte y este.

Paralelamente se continuó excavando en una sola suboperación denominada M12, como prueba para establecer los cambios de suelo o evidencia de rasgos constructivos. Esta suboperación se localiza casi en el centro de la operación; se llegó a una profundidad de 3.17 m hasta localizar un piso de barro compactado. De 0 a 3.17 m se estableció un solo cambio en la textura del suelo y el material se hallaba mezclado, pero conforme se excavaba el material más profundo iba aumentando al Formativo Tardío y Terminal y disminuía el material cerámico del Clásico Temprano.

La siguiente fase de excavación fue el trabajar a través de la capa de barro y de esta forma establecer el grosor de dicha capa y tipo de relleno, así como el tipo de cerámica entre el mismo. Se encontraron 15 fragmentos de obsidiana verde en el relleno de dicha capa, entre navajas y fragmentos de puntas de proyectil.

Además, en la suboperación L12, nivel 3, se ubicó un plato fragmentado e incompleto de pestaña basal y borde directo, policromo, a una profundidad entre 0.40 y 0.60 m.

A 0.65 m de profundidad se halló un cráneo en forma aislada, con orientación este-oeste, no presentaba ningún artefacto asociado.

En la región suroeste de la operación, en la suboperación K11, a una profundidad de 0.80 m se encontró un entierro bastante destruido, por el mal estado no se pudo establecer orientación ni posición del mismo. Presentaba varias ofrendas asociadas a dicho entierro, entre éstas una vasija (plato) de pestaña basal, base convexa, borde directo y labio biselado, un fragmento de punta de proyectil de obsidiana verde y una punta de lanza de obsidiana con el extremo distal fragmentado. Es posible que este entierro se encontrara dentro de una urna por existir todo el borde de una vasija de este tipo. Presenta el plato señas de haber sido expuesto al fuego, siendo posible que su función fuera utilitaria.

Aproximadamente a 1.20 m de profundidad se halló un depósito, en la suboperación N09 en la región oeste de la operación. Este depósito cubre un área de 1 m² aproximadamente, lo forman una urna, una olla y tres cántaros. Todas estas vasijas por sus atributos se atribuyen al periodo Clásico Temprano. La urna se encontró bastante destruida, pero parece que ésta, como las demás vasijas, son restaurables, con la olla encima colocada en forma invertida cuya función parece ser la tapadera de la urna. Los cántaros también se encuentran destruidos, presentan borde semi-evertido, labio acanalado, cuello estrecho, cuerpo globular, sin asas, pasta burda de color rosado.

La urna presenta una pasta ante, acabado burdo, tiene una forma de gota, borde semi-evertido, labio redondeado, pasta burda. La olla presenta pasta burda, color naranja, borde semi-evertido y labio redondeado, su función como se mencionó anteriormente es de tapadera de la urna.

La importancia que reviste este primer depósito, fue por el hallazgo de las primeras efigies de semillas de cacao, encontrándose dentro de la urna y de los cántaros, siendo las primeras muestras de cacao hallado en cantidad relativamente alta en el área mesoamericana.

El Depósito 2 se localiza entre las suboperaciones L13, L14, M13 y M14 a una profundidad que varía de 1.20 a 1.29 m. Todas las vasijas pertenecientes al Depósito 2, se enmarcan para el periodo Clásico Temprano, por tener y presentar los mismos atributos y formas que las vasijas ubicadas en el Depósito 1. Para una mejor descripción este depósito fue dividido en tres partes:

  1. Ofrenda Norte: la forman un cántaro con un plato en función de tapadera, una olla y otro cántaro. El cántaro se encuentra destruido pero entero y con el borde bien definido sostenía aún el plato que en forma similar se hallaba fragmentado; la olla estaba cubierta de tierra tanto en el interior como en el exterior, se encontraba fragmentada y le hacía falta una parte del cuerpo. El cántaro tiene pasta burda, color rosado, acabado liso, cuello estrecho, borde semi-evertido y labio biselado.

El plato presenta pasta más o menos fina, color naranja, acabado burdo, borde directo y labio redondeado, posiblemente por las marcas que presenta era de uso doméstico. El segundo cántaro presentaba pasta fina, color rosado, cuerpo globular, cuello estrecho, borde semi-evertido, labio acanalado; por actos de depredación esta vasija fue robada, además de contener en su interior efigies de semillas de cacao.

Esta Ofrenda Norte, como se indica, se hallaba ligeramente en el noreste de las urnas este y oeste respectivamente.

  1. Urna Este: se ubica al este del Depósito 2, lo compone una urna y una olla, se encuentra a una profundidad de 1.20 m. La olla tiene función de tapadera, presenta un cuerpo globular, pasta naranja, borde semi-evertido, labio redondeado. Su posición es invertida.

La urna presenta una pasta burda y color ante, borde semi-evertido, labio redondeado, forma de gota, tiene un alto aproximado de 0.75 a 0.80 m, con un peso de 93 libras. Esta urna se encontró completa, pero se encontraba con figuras y al principiar a realizar el levantamiento y traslado se fragmentó en varias partes. En su interior había una muestra de efigies de semilla de cacao.

  1. Urna Oeste: se encontró totalmente destruida, pero al igual que las demás vasijas son restaurables. En la misma forma y función a la Urna Este, a una profundidad de 1.29 m presenta una olla colocada en forma invertida y cuya función es el de tapar la urna.

La olla presenta borde semi-evertido, labio redondeado, pasta burda y color naranja. La urna es de pasta burda, color ante, borde semi-evertido, labio redondeado, forma de gota, su peso aproximado es de 85 libras.

La Urna Oeste tiene asociados una navaja de obsidiana gris, posiblemente de El Chayal y otra de obsidiana verde. Esta urna se ubica al oeste de la Urna Este a una distancia de 1.11 m. Lo curioso en esta urna, es que no se hallaron efigies de semillas de cacao que pudieran asociarse a ella.

Un punto de importancia es la ubicación del Depósito 1 con relación de la ofrenda norte del Depósito 2 y es que establece una ubicación en línea recta aproximadamente, a una distancia de 11 m y 7 m con respecto a la Urna Oeste, en dirección oeste-este, lo que posiblemente puede indicar que dichas ofrendas son contemporáneas y establecidas al entierro de uno o varios personajes que se ubiquen más profundo o en otra área cercana.

En la actualidad se cuenta con una muestra de más de 400 efigies de semillas de cacao, la mayoría intacta, reunidas de las cuatro ofrendas. Inicialmente se pensó que eran semillas petrificadas o parcialmente petrificadas, esto por la similitud que presentan y la ubicación de las ofrendas.

Según varios expertos parecen semillas de cacao, pero después de realizar varias pruebas en laboratorios de los Estados Unidos, todo parece indicar que son producto de cerámica hecha localmente de material volcánico, incluyendo la kaolinita, mica y cuarzo.

Algunas de las efigies están quemadas y otras posiblemente no lo están, las semillas quemadas habrían sido expuestas a temperaturas superiores a los 500º C.

Son efigies probablemente modeladas a mano por la huella que se observa en el acabado; este modelado está basado en el cacao criollo, originalmente encontrado desde México hasta Panamá y antecedente de las variedades modernas.

Otro rasgo de importancia fue un piso de barro quemado, descubierto en el área suroeste de la operación, dentro del área que cubre la suboperación K09; de éste se descubrió solamente un área de 8 m², se localizó a 1.51 m de profundidad.

A 1.95 m de profundidad en el área donde se localizó el Depósito 2, se observa un cambio de textura y color del suelo; este cambio se puede interpretar como parte de una estructura, presentándose parcialmente destruida por los trabajos efectuados al realizar el levantamiento de las urnas del Depósito 2.

El último rasgo a mencionar es un piso hallado a una profundidad de 3.17 m, siendo posiblemente el rasgo más temprano de ocupación sobre la plataforma o solamente en dicho montículo.

Después de haber realizado varias expansiones hacia los cuatro puntos cardinales, se observa que la operación Bal 27 comprende 33 suboperaciones cubriendo un área de 132 m².

En lo que a la cerámica se refiere se puede decir que conforme se iba profundizando en la excavación, el porcentaje de cerámica del Clásico Temprano iba declinando, mientras que sucede lo contrario con la cerámica del Formativo Tardío y Terminal, pues su porcentaje iba en aumento; al hablar de porcentajes se refiere a un pequeño margen.

En la actualidad hay varios fragmentos de vasijas policromas Mayas y un cuenco casi completo policromo con pestaña basal, cuya decoración es una posible condición de diferencia al tratar de establecer si procede de Petén o de Kaminaljuyu. También se tienen tres tiestos de cerámica Naranja Delgada, esta cerámica es traída de Teotihuacan y, combinada con otro material en retrospectiva, podría indicar un entierro más abajo, no necesariamente asociado con las ofrendas de efigies de semillas de cacao.

La obsidiana verde era traída de Pachuca, Hidalgo, México, con lo que se establece el intercambio de artículos suntuarios para el grupo dominante. En la operación Bal 27 se encontraron 77 fragmentos de obsidiana verde, lo que hacen un total de 123 artefactos de obsidiana verde en Balberta Central. Estos 123 artefactos de obsidiana verde representan el 2.7% del total en el sitio y el 65% asociado con las ofrendas de efigie de semillas de cacao, restringidas al segundo nivel de la plataforma.

En la operación Bal 27 en lo que a obsidiana respecta la fuente de El Chayal representa el 85% de la obsidiana.

La mayoría de artefactos de obsidiana verde presentan un uso medio (navajas). De la muestra total, el 31.4% presenta un uso de medio a extremo, además de encontrarse con 15 fragmentos de núcleo que representan el 1.6%.