Asociación Tikal

Descarga este artículo en formato PDF

Velásquez, Juan Luis

1994  Cronología preliminar del Montículo A-V-9 de Kaminaljuyu. En I Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1987 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Villagrán), pp.20-26. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

6

CRONOLOGÍA PRELIMINAR DEL MONTÍCULO

A-V-9 DE KAMINALJUYU

Juan Luis Velásquez

El Montículo A-V-9 de Kaminaljuyu se localiza en el límite suroeste del sitio y es parte del Grupo A-V-6, uno de los grupos parcialmente existentes en la actualidad y de los más antiguos del sitio. Es de forma alargada (35 x 20 m aproximadamente) y alcanza una altura de 2.50 m, su orientación es norte-sur, se relaciona íntimamente con el Montículo A-IV-6 al norte y conforma una plaza abierta norte-sur con los Montículos A-IV-5, A-V-7 y A-V-8 al este (Figura 1).

El estudio de la cerámica recuperada por el Proyecto de Salvamento Arqueológico “Las Majadas” (conducido por el Instituto de Antropología e Historia de Guatemala) se ha realizado simultáneamente al trabajo de excavación y es un estudio específico del Laboratorio del Proyecto.

El objetivo principal de éste ha sido dar una cronología relativa para la ocupación del sitio sobre la base de la cerámica, ya que fechamientos sobre la base de C14 o en hidratación de obsidiana no se han realizado, establecer la secuencia cronológica del área de investigación, proveer de fechamiento las distintas unidades de excavación y recolección de superficie, así como establecer relaciones intrasitio e intersitio.

Un objetivo de vital importancia fue realizar sobre la base de la muestra de cerámica recuperada una clasificación tipológica en el sistema tipo-variedad que permita comparar las cerámicas de Kaminaljuyu con las de otros sitios que utilizan este sistema de análisis y clasificación, para poder realizar con ello investigaciones en el ámbito de esferas cerámicas, determinar los componentes de los complejos cerámicos y revisar e incrementar las clasificaciones existentes.

La cronología ha sido determinada sobre la base del reconocimiento de tipos diagnósticos para cada fase de los reportados por Shook (1951) y Wetherington (1978). Para denominar a las unidades cerámicas no identificadas por Wetherington, se utilizaron los nombres de clases semejantes descritas en trabajos realizados en El Bálsamo y Monte Alto (Shook y Hatch 1978) en la Boca Costa de Guatemala, Chalchuapa y Santa Leticia (Sharer 1978; Demarest 1986) en el oeste de El Salvador y, en el Altiplano guatemalteco, el sitio San Andrés Semetabaj (Shook, Hatch y Donaldson 1979).

Con estos datos se pudo no solo definir las fases de ocupación, sino apreciar las relaciones entre los habitantes del Montículo A-V-9 (Kaminaljuyu) y las distintas regiones a su alrededor.

A pesar de que la evidencia cerámica encontrada por el Proyecto Las Majadas muestra una ocupación continua, desde el Preclásico Medio (800-300 AC) hasta el Clásico Tardío (700-900 DC), así como una poca evidencia de Postclásico Temprano (sobre la base de cerámica plomiza), se refiere en esta ocasión con mayor énfasis al desarrollo del Montículo A-V-9, su cerámica y rasgos asociados durante el Preclásico y Clásico Temprano.

 

06.87 - fig.01Figura 1            El Montículo A-IV-9 de Kaminaljuyu

 

LA CERÁMICA DEL MONTÍCULO A-V-9

Proviene de excavaciones en pozos y trincheras controladas estratigráficamente, donde después de lavar, revisar y descartar el material erosionado fue marcada la muestra e integrada según la estratigrafía.

Para la presente investigación se tomaron las muestras obtenidas de las trincheras 806, 817, 818, 819 y 833 y del pozo central 811, las cuales presentaron buena y confiable estratigrafía y son representativas de los diferentes estadios de ocupación y construcción del montículo (Figura 2).

 

06.87 - fig.02

Figura 2            Exploraciones en el Montículo A-IV-9 de Kaminaljuyu

 

 

Es importante mencionar que la totalidad de la muestra proveniente del montículo en sus niveles estratigráficos se fecha solo para el Preclásico Medio en los complejos Majadas y Providencia (Figura 3). El material del Preclásico Tardío (complejos Verbena y Arenal), así como del Clásico (complejos Aurora y Amatle), se encuentra en depósitos u ofrendas y se notó cerca de la superficie del montículo.

 

06.87 - fig.03

Figura 3         Perfiles de varios grupos y tipos cerámicos según muestra del Montículo A-IV-9 de Kaminaljuyu

El relleno superior del montículo, que debió conformar un cuerpo de una estructura de bloques de talpetate en una matriz de arena y barro actualmente erosionada y destruida, presenta cerámica propia del complejo Providencia representada por cántaros de pasta y superficie blanca con diseños en pintura púrpura del grupo Sacatepéquez, cuencos de paredes acanaladas y con decoración facetada del grupo Olocuitla Naranja, así como acanalados e incisos del grupo Pinos, cuencos del grupo Sumpango presentando decoración de pintura o engobe rojo sobre un baño o delgado engobe ante.

Una gran plataforma bajo del cuerpo antes mencionado y hecha principalmente de arena con trozos de talpetate cubrió plataformas construidas en tiempos anteriores y, aunque la muestra es escasa, en ella presenta cerámica identificable de los grupos Jicalapa con decoración negativa, Grafito Mulato, Santa Tecla, en el Tipo Providencia Púrpura sobre Rojo, Sacatepéquez y Pinos con decoración incisa gruesa.

La mayoría de las formas son cuencos de pared curva y recta divergente, con pestaña labial y sublabial, bordes engrosados, acanaladuras bajo el borde e incisos gruesos presentando motivos curvilíneos.

Esta plataforma se fecha para tiempos Providencia y Shook, en una visita al lugar, mencionó que había conocido superficies iguales a las de dicha plataforma para la fase Sacatepéquez en el área del mismo nombre, contemporáneas a la fase Providencia.

Las mismas unidades cerámicas son distinguibles en las plataformas de barro con arena que cubrió la plataforma antes descrita; por lo que se aprecia que éstas son estadios constructivos del montículo en tiempos Providencia (500-300 AC).

Sin embargo, es de gran interés una remodelación que dichas plataformas de barro con arena tuvieron. Un piso de ceniza de color gris-verde separa dos momentos. El más temprano presenta cerámica propia de la transición Las Charcas-Providencia durante el complejo Majadas.

Está representada por los grupos Canchón Rojo Pálido, Terrenos (engobe café-gris) y Chachaya (Rojo Pálido sobre Ante), presentando cántaros de cuerpo elíptico y borde engrosado con asa del borde a la unión del cuello con el cuerpo, cuencos de pestaña labial y vasos y cuencos con decoración modelada y acanalada en los bordes y cuerpos.

La ausencia de decoración con pintura púrpura en vasijas de engobe blanco y naranja es un buen marcador para dicho momento, así como la pintura roja sobre blanco, la cual desaparece en Providencia.

RELACIONES E INTERPRETACIONES

El Montículo A-V-9 y su alrededor evidencia dos momentos de ocupación de especial interés. El primero durante el Preclásico Medio en los complejos Majadas y Providencia (600-300 AC) y el segundo durante el Protoclásico y Clásico Temprano en las fases Santa Clara y Aurora (200-400 DC).

Es en estos complejos en los que la cerámica se localizó asociada a construcción, ofrendas y un entierro, por lo que se hará mayor énfasis en estos momentos.

El complejo Majadas (transicional entre los complejos Las Charcas y Providencia) existente en A-V-9 presenta cerámica del grupo Canchón Rojo Pálido y la existencia de dos clases cerámicas de especial interés en el Preclásico Medio, el grupo Terrenos (Café-gris) y el grupo Sumpango (Rojo Pulido sobre Ante no Pulido).

El grupo Terrenos presenta atributos tecnológicos que tienen una amplia zona de distribución, que comprende Chiapa de Corzo, Salamá, Bilbao y Chalchuapa.

Esta cerámica, cuando presenta acanaladuras y líneas entrecruzadas, fue denominada ware Café-Gris Lustroso por Shook (1951) y la ha considerado diagnóstica de la fase Majadas.

El grupo Pilar de la clase Sumpango (Rojo Pulido sobre Ante no Pulido) se considera originario del área de Sacatepéquez y contemporáneo de las fases Las Charcas y Providencia en Kaminaljuyu.

Su área de distribución se ha localizado en los sitios El Bálsamo, Monte Alto, Kaminaljuyu y Semetabaj. Comparte la temprana tradición de los rojos sobre ante de la Costa Sur, las Tierras Altas guatemaltecas y la zona de Chalchuapa en El Salvador (Demarest 1986).

Estos componentes, en unión a la clase PSUC en el grupo Sacatepéquez que presentan decoración de pintura Rojo sobre Blanco, se relacionan al área de Sacatepéquez al oeste de Kaminaljuyu; la cerámica de engobe naranja del grupo Olocuitla (Villanueva Naranja Pulido según Wetherington 1978), cuyo engobe y formas son características del Occidente de las Tierras Altas y de la cerámica con decoración negativa (Usulután), evidencian la existencia de una extensa área cultural para el Preclásico Medio, en la cual los contactos e intercambios de diversos grupos configuraron la cultura que desarrolló durante el Preclásico Tardío la sociedad Maya de las Tierras Altas y las Tierras Bajas, así como el desarrollo de las sociedades complejas.

La existencia de una esfera cerámica anterior a la esfera Providencia ha sido considerada sobre la base de comparaciones con la cerámica de los complejos cerámicos Colos-Kal (900-450 AC) de Chalchuapa, Max (800-500 AC) del valle medio del río Chixoy, Las Charcas (800-500 AC) de Kaminaljuyu y la ocupación temprana en los sitios Monte Alto, El Bálsamo y San Andrés Semetabaj, así como Chiapas II-III en el sureste y centro de Chiapas y en la Costa Sur (Sharer 1978; Shook 1951; Wetherington 1978; Shook y Hatch 1978; Shook, Hatch y Donaldson 1979; Lowe y Mason 1965).

Durante el Preclásico Medio el Montículo A-V-9 muestra la evidencia del desarrollo de una comunidad aldeana de características agrícolas hacia el inicio de un centro ceremonial y por ende de mayor complejidad social. Este muestra fuertes contactos con grupos o individuos del área de Occidente, principalmente Sacatepéquez. Se sugiere que pueden pertenecer a un mismo grupo étnico, que empieza a tener control sobre recursos como obsidiana y de redes de intercambio desde tiempos tempranos, lo que generó el proceso que definió la existencia de los cacicazgos en Kaminaljuyu (Michels 1979).

En el Preclásico Tardío (Verbena-Arenal), el Montículo A-V-9 parece no haber tenido remodelaciones constructivas, sin embargo se realizó una gran nivelación y relleno entre éste y los Montículos A-V-7 y A-V-8; hay presencia de ocupación doméstica en áreas aledañas al oeste.

Un componente Protoclásico relacionado a las fases Santa Clara y Aurora es claramente apreciado en el único entierro localizado y cuatro ofrendas consistentes en vasijas, líticas y tiestas, colocadas en un último estadio constructivo (casi totalmente destruido).

Este material corresponde claramente al asociado a la fase Aurora (Berlin 1952; Wetherington 1978), presentando cuencos de engobe rojo-naranja con pestaña basal, cuencos de engobe rojo-café de cuerpo recto-divergente y borde evertido, soportes mamiformes de cuencos con decoración Usulután, cántaros del ware Prisma, así como cuencos de base plana y paredes recto divergentes del tipo Esperanza Flesh, el cual muestra que continúan las relaciones con el área de Occidente, de donde se piensa que procede esta clase de cerámica (Marion Popenoe de Hatch, comunicación personal 1987).

Esta información es importante, notando una continuidad en áreas de práctica ritual iniciadas en el Preclásico y que continúan durante el Clásico.

La ocupación Clásico Medio y Tardío (Amatle I-II) está representada por dos fogones y tiestos de superficie. Muestra la existencia de actividad doméstica caracterizada por vasijas de función utilitaria pertenecientes a los wares Pantaleón y El Baúl, fuertemente localizados en el valle para dicho tiempo, pero no asociados a actividades constructivas en el montículo, sino sólo relacionadas al poblamiento rural del valle.

REFERENCIAS

Berlin, Heinrich

1952    Excavaciones en Kaminaljuyu: Montículo D-III-13. Antropología e Historia, 4. IDAEH, Guatemala.

Demarest, Arthur A.

1986    Conclusions: Culture Areas, Interregional Interaction, and the Rise of Maya Civilization. En The Archaeology of Santa Leticia and the Rise of Maya Civilization (editado por A. Demarest). Middle American Research Institute, Tulane University, New Orleans.

Lowe, Gareth y A. Mason

1965    Archaeological Survey of the Chiapas Coast, Highlands and Upper Grijalva Basin. Handbook of Middle American Indians, Vol.2. University of Texas Press, Austin.

Michels, Joseph W. (ed)

1979    Settlement Pattern Excavations at Kaminaljuyu, Guatemala. Pennsylvania State University Press, Pittsburgh.

Sharer, Robert

1978    Pottery and Conclusions. En The Prehistory of Chalchuapa, El Salvador. University of Pennsylvania, Philadelphia.

Shook, Edwin M.

1951    The Present Status of Research on the Preclassic Horizon in Guatemala. En The Civilization of Ancient America (editado por Sol Tax). Proceedings of the International Congress of Americanists, Vol.1. University of Chicago Press, Chicago.

Shook, Edwin M. y Marion P. de Hatch

1978    The Ruins of El Bálsamo. Journal of New World Archaeology 3 (1). Institute of Archaeology, University of California, Los Angeles.

Shook, Edwin M., Marion P. de Hatch y Jamie Donaldson

1979    Ruins of Semetabaj, Department of Solola, Guatemala. University of California, Berkeley.

Wetherington, Ronald K. (ed)

1978    The Ceramics of Kaminaljuyu, Guatemala. Pennsylvania State University Press, University Park.